Archivo de la etiqueta: El Sol

La Mirada feroz

IMG_2654-1“La Creación de Dios es la misma y no hay diferenciación en la creación. Dios es el mismo. Las aparentes diferencias han sido creadas por el hombre.”

Sri Ramana Maharshi

 

Mira como el Sol esparce sus rayos de luz sin buscar nada, sin querer nada. Simplemente los esparce porque está en su naturaleza.

Mira como la luz de sus rayos no tiene color alguno. Mira como los colores se forman en la mente de los seres que captan la luz. Y mira como los colores no afectan ni una chispita la propia luz del Sol.

¡Ay, la realidad! 

Caen las creencias como caen las hojas en otoño. Caen las creencias por madurez. Caen para no volver. Su lustro, apagado. Su realidad, consumida por la entrada de una nueva estación -si no hubiera invierno, no habría otoño; si no hubiera primavera, no habría invierno-. Fuera de las estaciones, ni arboles, ni hojas, ni nacimientos, ni caídas.

Golpea ferozmente la mirada secreta. A duras penas la mente es capaz de escribir estas líneas. El resultado podría ser incomprensible, pero ¿a quién le importa? Entregada esta persona, sigue dejándose escribir aquello que ha sido vislumbrado y que la mente, por su extrañeza, no puede diseccionar.

La realidad percibida. Pura percepción al servicio de los instrumentos que la captan a su manera. 

La realidad percibida sólo existe en la mente del que la percibe.

Tu realidad y mi realidad, ¿son acaso la misma? ¿Habrían discusiones, desencuentros y guerras si la realidad entre tu y yo fuera realmente una? ¿Habrían suicidas arrastrando tras de sí decenas de inocentes? ¿Habrían hambrientos en el planeta de la abundancia? ¿Habrían quema-dineros contaminando el aire que necesitan para seguir viviendo? ¿Habrían corta-bosques, corta-silencios, corta-vidas? 

Tu realidad y mi realidad no son la misma. Entonces, ¿cual es la realidad verdadera? ¿la tuya o la mía?

Golpea ferozmente la mirada secreta:

-Mira. Mira -me zarandea. – Lo que creíste que era la realidad, lo que los árboles, las nubes, los dioses creen que es la realidad, no es más que Aquello irradiando. Y lo que irradia no tiene forma alguna. Son haces infinitos de luz sin forma, sin color, sin concreción alguna. 

La concreción no es cosa de Aquello, sino de cada uno de los seres. 

Incluso los seres son haces infinitos de luz sin forma, sin color, sin concreción alguna.

El Sol irradiando luz sin forma. 

Aquello irradiando puro Potencial.

Y esto que está aquí y que creo ser, haciendo del potencial árboles, colores, acuerdos, creencias…

Dios no crea. Dios irradia. Los supuestos creadores de sueños, somos nosotros.

¿Es esto publicable? ¿Quién lo puede decidir?

La mirada secreta hoy se muestra feroz. 

En la entrega, dejo que vuele.

Siempre, siempre, ¡feliz ahora!

Anuncios
Etiquetado , , , ,
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: