Archivo de la categoría: viendo

Cómo investigar

 

Ver la Verdad es Ser la Verdad.

Consuelo Martín

a

a

Para investigar de verdad la Verdad de todo y todos, necesitamos desprendernos de lo que creemos saber. Investigar sobre la Realidad se parece más a una investigación de campo en el que la observación neutral hace su trabajo, sin hipótesis ni resultados. Sólo ver.

Sólo escuchar lo que el Ver nos enseña.

Ver y escuchar requieren de lo mismo dentro nuestro. Requieren del silencio de lo conocido, una atención vacía de contenidos. En el ver y en el escuchar no hay nadie viendo y escuchando, porque cuando escuchamos o miramos de verdad, no hay nadie pensando. No hay pensamientos que estén diciendo “estoy de acuerdo” o “no estoy de acuerdo”. Solo hay ese ver y ese escuchar. Ahí es donde se realiza el atisbo de la Verdad, “verdad” sinónimo de “realidad”.

El ver y el escuchar puros, sin juicios sobre lo que se está percibiendo, es una actitud de plena atención totalmente despierta en una mente totalmente pasiva. Se parece mucho a mirar un paisaje en donde la mirada se abre sin ningún esfuerzo, sin que quede fijada a nada en concreto.

Es un  ver que se siente, pero no emocionalmente. Es un escuchar que comprende, pero no mentalmente.

No hay verdad en lo concreto, porque lo concreto siempre es una parte  que se separa del todo. Por eso, la verdad nunca está en la respuesta. La verdad está en la colocación de la mirada.

Es la pregunta la que nos conduce a la Verdad, no la respuesta.

Y en cambio el buscador busca respuestas, respuestas concretas, porque busca desde la mente concreta. Y cualquier respuesta es la muerte de la Verdad porque

la Verdad es infinita y ni deja nada fuera ni puede encerrarse en respuesta alguna.

Y son las respuestas las que montan escuela, las que crean doctrinas, las que separan y enfrentan.

La verdad no vive en ningún sitio concreto. No se la puede buscar en ningún sitio. La verdad no hace desaparecer lo concreto sino que hace ver lo concreto en su justa medida, como algo relativo, como algo aparente. En la verdad no hay un yo separado. Es atraBesando lo concreto cuando encuentras lo infinito de lo que no se puede hablar.

La verdad es intangible y sin embargo es de una contundencia que está más allá de cualquier posibilidad de duda. Por eso ver la Verdad no conduce nunca a la necesidad de defenderla. Porque sólo defendemos aquello sobre lo que dudamos.

El buscador va acumulando y coleccionando respuestas y va modificando lo concreto aparentemente adaptado a la verdad, hasta que un día se da cuenta de que la Verdad no está en lo visto sino en la mirada que ve.

¡Bendita mirada!

¡Feliz Ahora!

Anuncios
Etiquetado , , , ,

¿Dónde está tu tesoro?

img_9037

La verdad no está aquí o allí. La verdad es un estado de conciencia.

Consuelo Martín

a

a

a

Cuatro grandes piedras en forma de corazón fueron halladas.

… Una aquí, la otra allá, siempre en medio del camino.

El indio rastreador las vio con su mirada entregada y absorta en su tesoro. Era tan grande su anhelo por encontrarlo que no solo vio meras piedras, sino señales que le indicaban que iba por buen camino. El indio rastreador sabía que tenía que

estar muy despierto para ver más allá de las apariencias,

para ver las señales.

Alguno podría decir que fueron las piedras las que le llevaron a encontrar su tesoro. Y sí. Pero eso no fue todo. De hecho las piedras fueron lo de menos -¡muchos habían pasado antes por ahí y no habían visto nada!-. Lo de más fue su anhelo y la total entrega de su mirada: nada de lo que veía le distraía de su camino aimg_9035 menos que en ello intuyera la verdad de su andar.

img_9040

El indio nunca pensó por donde ir, o si estaba en buenas condiciones para seguir, o si tenía las cualidades necesarias o si era suficientemente inteligente o si tenía que tener un plan mejor… De hecho,

nunca pensó en nada.

Su corazón centrado en su tesoro y su mirada entregada eran su luz, su fuerza y su confianza.

Fue así que el indio, en un instante inesperado, descubrió su tesoro. Y lo más sorprendente es que el tesoro no estaba en ninguna parte, como al principio de su andadura creyó. El tesoro estaba en todas partes y en ninguna.

El tesoro surgía allí donde se posaba su vista. El tesoro estaba en la mirada.

A día de hoy, el indio rastreador sigue caminando sin pensar en nada. Llenito de ananda. El ansia transformada en amor infinito, en infinita mirada.img_9067

¡Gracias mirada secreta! ¡Feliz Ahora!

Entradas de la mirada secreta, relacionadas: Los cuentos de la Mirada I. El indio rastreador ; Lo mas importante

Etiquetado , , ,

La formación de un pensamiento

foto-pensamientoLa sabiduría hace su trabajo cuando el pensamiento calla.

La mirada secreta

Silencio.

Dime mirada secreta, ¿de dónde salen los pensamientos? Porque en el silencio de tu presencia, veo las cosas que piensa la mente y me doy cuenta de que ni las he escogido yo ni sé de dónde salen.

Yo no elijo los pensamientos que tengo

Y sin embargo, hasta ahora los había tomado como míos y les había hecho mucho caso. Tanto caso que de hecho, esas cosas que son los pensamientos eran mis jefes, quienes llevaban las riendas. Los pensamientos llevaban las riendas de todo. De todo: de las decisiones que parecía que tomaba yo… de los juicios que parecían mios… de las emociones que parecían mías… de los recuerdos que parecían míos… de los deseos que parecían míos… de los temores que parecían míos… de mi persona… de mi vida.

Lo que pensaba la mente llevaba las riendas de todo.

Hasta que en tu silencio, dulce mirada, me di cuenta de que los pensamientos no son míos porque yo no los he escogido. Si los pudiera escoger ¡qué pensamientos más bellos tendría! Sólo tendría pensamientos llenos de amor, de felicidad, de belleza que irían siempre a mi favor, a tu favor. Pero ¡que va! Son tantos pensamientos cada día, tantos y tan variopintos.

Bueno. Pues si no son mios, ¿por qué voy a seguir obedeciéndolos? ¿Puedo vivir sin hacer caso a los pensamientos?

En los primeros tiempos pensaba que eso era imposible. Pero, claro, todavía no había visto que eso -pensar que era imposible- también era en sí un pensamiento.  Cuando vi que estaba pensando sobre los pensamientos me quedé en un estado de perplejidad tan grande que se me cortocircuitó la mente. Y ahí es cuando sucedió…

Desde el imperturbable silencio que tanto arropa al alma en su periplo, andaba un buen día la mirada secreta en su quietud infinita, haciendo un tour turístico por los miles de caminitos y rincones neuronales que entretejen y estructuran el palacio mental (mmmm, quizás sería más adecuado llamarle “museo” en vez de “palacio”, porque todo allí es un poquito viejo). La mirada secreta, como siempre, observaba virgen de conocimiento alguno. Y vio de donde surgen los pensamientos.

… Era como un magma indiferenciado de materia extraña. Un magma muy espeso, como un mar de lava. A veces brotaban burbujas desde el fondo hacia la superficie de la mente. Unas eran grandes y otras más pequeñas. Era impredecible saber por donde saldrían. Y algunas de ellas se inflaban cada vez más hasta que la tensión que soportaban las hacía estallar. ¡Pam! Y ese estallido era una impresión mental, lo que llamamos un pensamiento…

Después de aquella visión tan vivida como el aire que respiro, la mirada me ha seguido enseñando como se construyen los pensamientos.

En el momento del estallido, el cerebro registra esta impresión, este pensamiento que todavía no se ha formulado en lenguaje alguno pero que ya se sabe lo que va a decir -como cuando llega alguien conocido con cara de pocos amigos y tu levantándole la mano, le dices que no te diga lo que ya sabes que te va a decir-.

El siguiente paso en la formación del pensamiento es ponerle palabras, lenguaje. Eso sucede por aprendizaje. La impresión puede ser una y la interpretación de esa impresión podría ser muy variada. Según la programación mental de cada uno, esa impresión primera es traducida a un lenguaje concreto y ¡ya está! Ya tenemos el pensamiento totalmente formado.

Bueno, aunque suene extraño, así me lo hizo ver la mirada secreta. Así lo vivo ahora. Y lo que sucede es que cuando siento esa burbuja que estalla, esa impresión mental, en vez de dejar que siga su curso y que se formule en palabras, si le veo cara de pocos amigos, le “levanto la mano” y le digo “hasta aquí has llegado”. Realmente siento que ahora dejo a los pensamientos con la palabra en la boca.

La sorpresa es que, conforme he empezado a mandar yo, el reinado de la mente es cada vez más débil. Digamos que la burbuja ha de ser realmente grande para que me abduzca.

La libertad de vivir desde otro sitio se hace cada vez más presente. Y con ella, viene la paz, se agranda el corazón y se va convirtiendo uno en la propia vida, ya sin distinción.

Gracias a la mirada. Así si.

¡Feliz Ahora!

Etiquetado , , ,

La razón y la verdad

larazónylaverdad

Cuando hubo el boom de la mediación,  alguna alma caritativa me enseñó este diagrama para comprender el conflicto y desde entonces, me ha ayudado mucho a comprender. Ahora sigue dando sus frutos gracias a la mirada secreta. Hoy quiere que hagamos el camino de profundización juntos. ¡Vamos a ello, a ver donde nos lleva!

Si le preguntamos al señor de la izquierda cómo es la esfera, dirá que de puntitos. Si se lo preguntamos al señor de la derecha, dirá que de cuadraditos. Ambos serán capaces hasta de matar si llega el caso, por “su” verdad.

Así es como funcionamos siempre. Tanto en las relaciones personales como en las sociales, económicas, etc. Tanto individualmente como colectivamente (sociedades, religiones, países). Este es nuestro patrón.

Lo que pensamos sobre lo que vemos, lo damos como verdadero.

Todos los conflictos, todos, vienen de aquí. Y dime, ahora que ves el dibujo, ¿cuál de los dos señores tiene razón?

La razón no es más que lo que la mente ve desde una perspectiva concreta. Es una visión relativa al lugar desde donde estoy viendo. Eso es la razón. Nada más. Y sin embargo, la absolutizamos.

Creemos que tener la razón es tener la verdad.

Hacemos sinónimos razón y verdad, y la consecuencia de ello es que tener razón nos da derecho a todo. Pero la mirada secreta nunca se conforma con lo creído y mira por primera vez y ve. Ve con total claridad que

la razón y la verdad no tienen nada que ver.

Mira el dibujo y dime ¿dónde está la verdad?

Esta investigación empezó el otro día entre un grupo de vibrantes corazones. Estábamos descubriendo que existe otra manera de ver, más allá de lo que la mente nos dice. Y alguien dijo que si eran muchas las personas que lo veían de la misma forma, entonces seguro que era verdad. Es bastante frecuente que demos la verdad a lo que la mayoría dice. Incluso el sistema de gobierno más avanzado se basa en este precepto: la mayoría gana. Creemos que

si todo el mundo lo dice, entonces debe ser verdad

Pero ¿es así? Si volvemos al dibujo, sólo hemos de imaginar muchos señores en uno de los lados y un solo señor en el otro lado de la esfera. ¿Tendrán más razón los que son muchos frente al que es solo uno? Incluso si toda la humanidad estuviera a un lado del círculo, aún y así no tendrían más verdad que el pobre solitario del otro lado. ¡Ah! -y esto va por los que quieren ser “personas únicas”- el que está solo al otro lado de la esfera, tampoco tiene más verdad. Entonces ¿dónde está la verdad?

-La verdad nunca ha estado en posesión de la mayoría-, dice la mirada secreta. Si la verdad hubiera estado en posesión de la mayoría, el mundo sería maravilloso.

La razón y la verdad no tienen ningún punto en común.

Siempre que uno cree tener la razón, trata de convencer a los demás. La razón trata de ser demostrada y se puede conseguir que otros lleguen a estar de acuerdo contigo, “te den la razón”. Y si no comparten “tu” razón, entonces están en “tu” contra. De la razón salen los dogmas, sucedáneos de la verdad que absolutizan creencias. E igual que la razón trata de ganar adeptos para así sentirse más verdadera, puede ser cambiada por argumentos más contundentes. Hoy le doy la razón a uno y mañana a otro. La razón no entiende al que está en el otro lado. Le llama mentiroso, o tonto, o enemigo, o malo. La razón siempre divide. Siempre

La razón es un sucedáneo de la verdad que tiene que ver con lo que yo veo desde una perspectiva concreta en este momento. En cuanto cambia la perspectiva, cambia la mirada. Pero es muy importante que me de cuenta de que no puedo estar creyendo tener razón y viendo. Porque el ver no se puede hacer desde la mente y cuando estoy atrapado en mi razón, es signo de que estoy atrapado en la mente. Por creer tener razón se pelean las familias, se enfrentan los países, se mata, se condena… Ese es el peso de la razón.

La verdad es ver la totalidad en cada momento y eso solo se puede hacer trascendiendo la razón en un estado de apertura total. La verdad no puede ser demostrada porque no tiene argumentos. Solo se puede ver, solo puede ser vivida, porque está más allá de la mente (como el sabor de una manzana, que no puede ser demostrado…). A diferencia de la razón, la verdad no se puede dar a otros, lo único que se puede hacer es ser fuente de inspiración para que el otro vea, para que el otro suelte la mente para ver (¡gracias mirada secreta!). Y aunque el ver lo verdadero es tan contundente como la razón, no necesita convencer a nadie para afianzarse. Sabe que lo visto es así, sin pensarlo (igual que sabemos a qué sabe una manzana sin que la mente pueda decir nada al respecto). A diferencia de la razón, el ver lo verdadero no está supeditado a cambios, nadie ni nada te puede convencer de otra cosa. Por eso es contundente. El ver lo verdadero no deja nada afuera. Es ver la pelota desde todas las perspectivas en una sola vez. La comprensión del ver lo verdadero lo abarca todo. Nunca hay contrarios. No los puede haber porque

la verdad vive en la totalidad

Así como se puede tener la razón, no se puede tener la verdad. La razón está en lo visto, mientras que

la verdad está en la mirada.

Mientras yo crea que tengo la verdad, eso me va a impedir ver. Para ver, tengo que abandonar la razón. Porque la razón es resultado de la mente mientras que la verdad es un ver directo, sin mente. Y es en el ver lo verdadero en donde nos espera todo lo que anhelamos. Es aquí, en la mirada que ve donde está el amor, la belleza, la sabiduría, la unidad.

¡Gracias mirada!

¡Feliz Ahora!

Etiquetado ,

La Verdad como una estrella fugaz

thumb_IMG_8122_1024Si no ves la Verdad, es que has de cambiar de mirada.

La mirada secreta

a

La Verdad no se tiene ni se retiene. No se puede enfrascar, ni conservar, ni empaquetar, ni coleccionar, ni hacerla tuya, ni regalar, ni prestar, ni comprar, ni vender. Ni imponer, ni argumentar. Tampoco se puede manipular, ni cortar, ni embellecer, ni aligerar.

La Verdad es como una estrella fugaz que no puedes prever ni sabes por donde saldrá. Es tan rápida y sorprendente que no la puedes fotografiar, ni siquiera con la memoria.

La Verdad es siempre una nueva estrella fugaz

Más cuando la ves, aunque no lo puedas demostrar, es una evidencia que nadie te puede arrebatar. Y su estela es alegría, belleza, amor, libertad, agradecimiento, felicidad.

Pero para ver la estrella fugaz, has de abrir la mirada y dirigirla a lo desconocido, a lo que no sabes, a lo que no comprendes. Y así, quietecita la mirada, alerta y entregada, disponte a esperar. Y la estrella se mostrará. Pues está en su naturaleza mostrarse al pasar.

En nada le importará quien es que la mirará. A todos los despiertos deleitará. Sean guapos o feos, listos o tontos, lo merezcan o no, eso a Ella le es igual.

Y cuando la hayas visto, alegre lo cantarás:

⁃ ¡Vi la estrella! ¡Vi la estrella! – dirás. Muchos levantarán los hombros, otros no te creerán, pero alguno te contestará:

⁃Yo también quiero ver la estrella ¿Me la puedes enseñar?

Y tu, en la alegría que otorga la Verdad, feliz le dirás:

⁃No, no puedo enseñartela. Pero

ve y aquiétate en lo más profundo de la oscuridad.

No te duermas. Mira el cielo oscuro sin pestañear y, antes o después, ¡la verás!

Desde esa primera vez, en la noche oscura del no saber, la mirada no se cierra nunca, ni para parpadear. Ahora sabe que

la fugacidad no es de la estrella, sino del ojo que la ve

Fugaz era la mirada. La Verdad siempre está.

¡Sea el ojo bien abierto, entregado a contemplar!

⁃Y ¿cuándo? – preguntarás.

⁃¡Ahora!

-¡Ahora!

-¡Ahora!

Entonces se cumplirá tu deseo de Felicidad.

¡Feliz AHORA!

Etiquetado , ,

La Revolución de la mirada

IMG_7735Supera el valor de cualquier pensamiento particular, por sublime que sea.

La nube del no saber. Anónimo del s.XIV

a

a

Inesperadamente (¿como siempre? -me parece que sí), la mirada secreta atrapa mis dedos y mi mente y revuelve mi corazón, en un acto de extrema rebeldía. Hoy la mirada me jalea, me zarandea y no puedo más que sentir dentro una revolución. La revolución de la Luz. La revolución del Ver. Me encanta esta sensación. Es la aventura más emocionante que jamás he vivido…

Una vez, la mirada secreta me explicó que

para comprender algo hay dos caminos aparentes: el conocimiento mental y el conocimiento vivencial.

Por ejemplo, si yo quisiera conocer a fondo el mundo de las hormigas, podría ir a la biblioteca y estudiar todos los tratados escritos sobre el tema; hablar con expertos mundiales; asistir a conferencias, etc. Seguramente en un tiempo, podría hacer grandes discursos sobre las  hormigas. Tendría muy aprendido lo que otros han descubierto sobre estos insectos. Estaría creyendo lo que otros descubrieron. Estaría viviendo de lo que otros vieron. Y podría hacer todo esto sin haber visto nada. ¡Incluso sin haber visto una hormiga en mi vida! Creería ser un experto en el tema y los demás lo creerían también. Si me hicieran preguntas, buscaría dentro del arsenal de conocimientos adquiridos y seguramente encontraría la respuesta. Incluso, con todo lo aprendido, podría desarrollar nuevas teorías sobre sus costumbres o su origen. A esto, la mirada le llama el conocimiento mental.

El conocimiento mental es un conocimiento adquirido fuera de uno mismo. Es un conocimiento que no descubre nada, sino que aprende lo que ya fue descubierto por otros. La mirada le llama “conocimiento viejo”. Este conocimiento no transforma a la persona. No tiene un impacto en las estructuras profundas del ser humano (un estudiante puede aprender que la intención del investigador influye en que la luz se presente como partícula o como honda y eso no tener ningún impacto en cómo él vive su realidad, su persona, etc.). Este camino, el del conocimiento mental, es APRENDER.

Pero también podría estudiar las hormigas partiendo de que no sé nada sobre ellas. Coger mi bloc y mi lápiz e irme al campo. A observar. A observar sin pensar. Y dejar que sean las hormigas que me enseñen todo. Al cabo del tiempo, también sería un experto en hormigas. Es muy muy probable que mis observaciones trajeran aspectos nuevos a lo ya conocido. Es muy probable que entonces, cuando fuera a la biblioteca, pudiera discriminar lo leído, ampliarlo, rechazarlo, aceptarlo, compartirlo. Y todo con un conocimiento indudable. Podría ser. A esto la mirada le llama el conocimiento vivencial.

El conocimiento vivencial es un conocimiento que parte del no saber y proviene de la observación directa. Es un conocimiento que descubre todo por primera vez. La mirada le llama “conocimiento nuevo”. Este conocimiento transforma radicalmente a la persona, porque es un conocimiento que brota desde dentro, que abre nuevas comprensiones dentro de uno mismo. Tiene un impacto intenso en las estructuras profundas del ser humano. Este camino, el del conocimiento vivencial, es VER.

No es que uno sea mejor que el otro. Sino que todo lo psicológico ha sido aprendido. Ha sido adquirido de fuera a adentro. Y esto quiere decir que

quien creo ser es un conocimiento mental.

Y para descubrir la Verdad, la Verdad de quien soy, es necesario que suelte el conocimiento mental y pase a un conocimiento vivencial. Porque la Verdad no puede ser adquirida desde fuera. Sería una verdad vieja, sin capacidad para transformar. Por eso, me dice la mirada secreta,

No te creas lo que te dice nadie. Nadie. Ni siquiera un gran maestro, una gran maestra, un libro de sabiduría.

No te creas lo que te dice nadie, ni nada. Pero no porque lo que digan no sea verdad, sino porque no te va a servir.

El camino del creer es un conocimiento mental. No descubre nada. Sólo te va a llenar de más conceptos, más conocimientos, más teorías que van a ser aprovechadas por quien crees ser, por tu ego, para montar un nuevo personaje, un personaje sabio o espiritual. O que van a servir sólo para confundirte más, para que te esfuerces más, para agotarte más en tu camino sincero a la Verdad.

¿Cuánta gente cree en Dios o en la Energía Cósmica o … y sin embargo está atrapada por todo lo que acontece, por todo lo que piensa y por todo lo que siente? ¿Dónde está aquí la liberación?

¿Cuánta gente cree en Dios y está destrozando la vida, su vida y la de los demás?

El Camino (metafóricamente hablando) no es el conocimiento mental que va coleccionando creencias. De hecho,

ninguna creencia vale nada.

Vamos de libro en libro, de maestro en maestro, de cursillo en cursillo. Acumulando frases bonitas, creencias innovadoras que no han sido descubiertas en nosotros mismos. Pero no abrimos el ojo del Ver. Tomamos apuntes. Debatimos lo leído. Seguimos queriendo tener razón. Condenamos a aquellos que no siguen los caminos reglados, que no tienen el tampón de “aprobado”. Y tantas otras actitudes, todas ellas provenientes de lo que creemos…

Suelta todas las creencias. Todas. TODAS. Lo que tu crees que es verdad, quien crees ser, quien crees que son los demás, de qué va la vida o de qué deja de ir.

Suelta toda creencia. Quédate en el vacío, en la nube del no saber. Y desde ahí, mira. Mira sin pensar. El trabajo es un trabajo de campo, no es un trabajo de biblioteca. En la biblioteca podremos hallar inspiración. En lo que los maestros dicen podremos hallar ánimo para seguir investigando e inspiración. Y benditos sean los libros de sabiduría y los maestros. Pero, ¡no obedezcas! ¡no des a nada ni a nadie el falso poder de que ellos pueden darte la Verdad! Si. Si. Esta es una llamada al abandono de todo lo conocido. Porque la Verdad está más allá de todo lo conocido. Porque

la Verdad no se puede aprender, sólo puede ser reconocida en uno mismo.

El trabajo es un trabajo de campo. Es un trabajo que hace la mirada limpia de creencias. De adentro a más adentro.

¡Feliz Ahora!

Etiquetado , , , ,

La esclavitud de las creencias

IMG_7611

Lo que crees no te deja ver

La mirada secreta

a

a

a

En los últimos 40 años, cada mañana al despertar, en cuanto abría los ojos, la vida le golpeaba. Una voz en su cabeza le decía: “¡Es tan pesada la vida! ¡Tan difícil de soportar!” Y a esto ella contestaba: “¡No voy a poder” “Es demasiado difícil vivir”.

Con el tiempo y mucho esfuerzo, fue aprendiendo estrategias de supervivencia que le ayudaban a pasar por la vida sin tanta pesadumbre. Ahora era  otra voz que le animaba: “¡Va, levántate! ¡Haz un esfuerzo para vivir!” Y se levantaba.

Se sacudía los pensamientos de encima, como los perros se sacuden el agua. Y vivía. Un día y otro día y otro. La vida seguía siendo pesada, pero ella trataba de no pensar y, si pensaba, se esforzaba para vivir en paz.

Así hubiera continuado hasta el final, la muerte que ella añoraba y en la que ponía la esperanza de un día ser liberada de las cadenas de una vida tan pesada. Pero ¡ay, la vida! ¡Que equivocada estaba!

Lo que pasó es que una mañana al despertar, en cuanto abrió los ojos, la vida se rió en su cara. Salió la vieja voz: “¡Es tan pesada la vida! ¡Tan difícil de soportar!” Y en vez de que la nueva voz le animara, surgió con toda su luz, de la nada, LA MIRADA.

-Mira, mira – le animó. -¡Mira con toda la mirada! Y dime, ¿acaso ves una vida pesada?

-Veo la luz del sol- contestó ella -Veo la blancura de las sábanas, la carita de mi amado, las paredes encaladas. Veo el sonido de los coches, de la brisa y de los pájaros. Veo el cuerpo relajadito, el calor de la cama, la foto del maestro, el libro y las gafas.- Eso veía al ver con la Mirada.

-¿Dónde está niña, la pesadez de la que hablas? ¿Dónde la densidad?-

-Ohhhhh, dulce mirada. ¡La pesadez no es más que una idea marchitada que regaba cada día con la credulidad pensada!

-Y dime, niña ¿dónde está la necesidad de esforzarte cada dia para levantarte alegre de la cama?

-El esfuerzo requería la creencia que tragaba. La vida no requiere esfuerzo alguno. La respiración respira sola. Y ve sola la mirada.

¡Lo único que requiere esfuerzo es vivir equivocada!

Oh, mirada secreta, que me enseñas el silencio de la nada y me haces ver lo que Es y lo que no es y en eso resplandece la verdad, el corazón y la vida desnuda y transparente, sin ni un solo adorno mental.

¡Cuanta belleza! ¡Qué libertad! ¡Qué fácil es todo en tu compañía callada!

¡Feliz Ahora!

Etiquetado , ,

Busco y no encuentro

thumb_IMG_6261_1024

La Verdad no se puede enseñar ni se puede aprender. Sólo se puede reconocer. Y frente a Ella,  no hay dudas.

La Mirada Secreta

Nos vivimos en la carencia. Y nos vivimos así porque tenemos una mente que así lo piensa y es ese pensamiento el que nos hace sentir celos, envidia, odio, miedo y en el mejor de los casos, nos convierte en buscadores. Esa carencia imaginada nos impide ser felices, respirar paz, amar. Pero ¿realmente nos falta algo? ¿alguna vez nos hemos puesto a investigar si esa sensación de carencia está justificada de verdad, de verdad?

La mirada secreta no me deja que me distraiga, ni cuando conduzco la moto. Siempre está a la zaga de la más mínima apertura en mi mente para visitarme como la luz que se cuela por el agujerito más pequeño, sin importarle nada más. ¡Linda mirada que regalas tu luz incondicionalmente!

Me dice toda puesta: –¡nunca encontraras aquello que buscas!

Y como la conozco bien, sé que me está sacudiendo para que la atienda con todo mi ser. Así que me dispongo a escucharla de verdad (escuchar de verdad es un arte muy poco extendido que requiere de un corazón inocente y una mente silenciosa). De la mano de su amor, me abro y escucho…

-El tema no es buscar ni encontrar nada porque

todo aquello que anhelas ya está aquí

– me dice. -La paz siempre está. El amor siempre está. La belleza siempre está. La armonía siempre está. ¡Mejor aún!- exclama- No es que esté, es que ¡la vida es eso! Pero al pensar que careces de eso, lo buscas desesperadamente.

-Si la vida es eso- continúa- tu que formas parte de ella también lo eres. Eres paz, amor, belleza, armonía. Lo que ocurre es que estas viviendo en otro sitio en donde nada de todo esto existe: en la mente. En ese sitio, nunca lo encontraras porque no vive en este lugar lleno de juicios y de películas inventadas. Además, ninguno de vosotros puede acceder a algo que ya es. Sería como el pez que buscara desesperadamente el agua…

-Pero entonces ¿no puedo hacer nada para encontrar la paz que tanto anhelo?- le reclamo. Y la mirada secreta, que siempre guarda un conejito en su chistera, sonríe y me dice:

-Mientras lo sigas buscando nunca la encontraras. Para encontrar el aire has de quedarte quieto y respirarlo. Así, quédate en quietud y respira esa paz que anhelas ( y que anhelas porque ya la conoces, aunque no lo sepas). Es entonces cuando la reconocerás.

-¡Dios mio! Acabo de ver que

No se trata de encontrar sino reconocer.

-¡Qué fuerte!… Pero no es tan fácil- le sigo reclamando. -Necesito que me ayudes más.

-Mira como funciona el ser humano. Primero has visto con total claridad, de forma espontánea y en un instante que el descubrimiento de la verdad es siempre un reconocimiento y nunca un hallazgo. Y después ha entrado rauda la mente para poner sus “peros” y hacerse de nuevo con las riendas. “No es tan fácil” dice la mente- me suelta la mirada con su característico guiño travieso-. Pues aunque tu mente no lo crea, es tan sencillo para ti como difícil para la mente… bueno, de hecho, para la mente es imposible.

-Vivir lo que anhelas significa hacerlo presente, es invitarlo a tu presencia. Como la mente no te dejará en paz porque insistirá diciendo que no lo tienes y por lo tanto no lo puedes invitar, ¡engáñala!. Engaña a la mente y dile que vas a hacer como si aquello que anhelas estuviera presente. Así la mente callará. Pruébalo. Para que lo veas más claro, imagina por ejemplo que alguien te dijera: “haz como si fueras simpático” y tú va y lo haces. ¿Qué crees? ¿serías simpático o no?… Haz “como si” para que la mente no discuta y vive eso que anhelas, llama lo que intuyes de ello a tu presencia y vive desde ahí, porque

Vivir lo que anhelas te coloca allí donde lo que anhelas vive.

¡Ay dulce mirada! ¡Así, si!

¡Feliz Ahora!

Etiquetado , , , ,

El Gurú frente a ti

Versión 3Deja de buscar Aquello que está en todo. Deja de buscar y ve.

La mirada secreta

a
a
a
a
a
Tengo al Gurú frente a mi y no puedo resistirme a presentárosla. ¡Me gustaría tanto que fuera también uno de vuestros Gurús!
Mirad, la Maestra se muestra impredecible, bella, poderosa. A veces dulce y a veces feroz y siempre,
siempre nueva a cada instante.
Su sola mirada aquieta mi mente.  Y cuanto mas me pilla, mas me muestra de lo Verdadero.
La Maestra es implacable. No tiene ningún miramiento con nada ni con nadie porque Ella nunca ve las partes separadas.
Vive plenamente inmersa en la Totalidad.
Por eso yo sé que no me ve como un ser separado de Ella. Sé que me ve. Eso si. Mas me ve como parte de Ella y por eso, cuando me ve es a Ella misma a quien ve.
Y por eso mismo es incondicional. Lo que me da a mi se lo da a todos. Esta en su propia esencia el dar incondicionalmente.
La Maestra no juzga, no pide, no condena y aún y así, está siempre actuando. Su acción es siempre justa pero no es consecuencia de un juicio previo sino que es acción espontánea que
tiende indefectiblemente al bien de la Totalidad.
Su Inteligencia es indescriptible, inacabable, inabarcable. Pasan los años y no se altera un ápice. Es como si el tiempo no afectara la Sabiduría en acción que la caracteriza.
A la Maestra, nunca le falta ni le sobra nada.
Vive plenamente lo que hay.
He sido testigo de como la intentan maltratar. Si, si. A una Maestra semejante. Pues Ella integra el maltrato y ¡sigue dando y dando!
Por eso os digo que Ella es tan grande que todo lo que os dijera sería una miseria comparado con Su grandeza. Y cuando te pones en sintonía con Ella, te abruma con sus regalos.
De Ella anda la mirada secreta aprendiendo sin parar. ¡Ah! Es que me he olvidado de decir que sólo la mirada secreta la puede Ver como Maestra. Los ojos normales no la ven así, desagraciadamente.  Y no por Ella, no. Porque Ella es imperturbable. Sino que es una desgracia para cada uno no reconocerLa en Su misión, pues
no sólo es una Portadora de la Verdad sino que es Hija legitima de lo Mas Alto.
Para poneros un ejemplo práctico de Su Grandeza, os diré lo último que la mirada secreta ha descubierto de Ella:
¡jamás genera basura!
Todo, todo, todo lo aprovecha, lo recicla, lo transforma.
Por eso, cuando te entregas a Ella desde la mirada secreta, en el Silencio de los pensamientos que juzgan, que se quejan, que piden, que rechazan, que nunca tienen suficiente, que se creen tan listos, que se creen tan importantes,… En fin, desde la mirada secreta, en el silencio de los pensamientos-basura, Ella te acoge y te exprime para que nada de ti quede sin ser utilizado. Y por eso en Su abrazo, sientes también tu su plenitud, su fuerza, su energía, su sabiduría, y su Amor Uno.
Y lo más increíble de todo, es su Omnipresencia. Está en todas partes. Pocos, pocos son los que Le conocen aunque está frente a ti, sobre ti, en ti, ahora y siempre. Porque la Maestra es la Naturaleza.

¡Que la mirada secreta te permita poder escuchar todo lo que esta Inmensa Maestra está enseñándonos, eternamente!

¡Feliz Ahora!
Etiquetado , , , , , ,

El arca del ser humano

IMG_5941Verdaderamente, uno mismo es el Ojo, el Ojo sin Fin

Sri Ramana Maharshi

a
Con poquísimos conocimientos -por no decir ninguno- de la historia bíblica, siempre me pregunté que debió sentir Noé cuando después del diluvio abrió por primera vez las puertas del arca…
En esta mañana dulce por armoniosa, suave por luminosa, tierna por recién nacida, sale de la mirada secreta prestarle atención a este mundo nuestro, a este arca en la que vivimos desde tiempos inmemorables.
Imagina, ya llevamos tantísimo tiempo en el arca que
nos hemos olvidado que estamos dentro de un algo y que hay un afuera que es el verdadero mundo.
Yo no sé como sería el arca en sus principios. Pero ahora todo está muy enredado. Sus calles están torcidas y se cruzan unas con otras. Todo lo que aquí  existe se mueve a mucha velocidad, a velocidad vertiginosa para, al final, ir a ningún sitio:
por mucho que camine dentro del arca, seguiré dentro del arca.
Es como si fueran circuitos de scalextric de formas inverosímiles por donde los cochecitos corren a toda velocidad con la única posibilidad de pasar por los mismos railes una y otra vez. Sin embargo su locura, su velocidad, nos atrapa e hipnotiza y no nos deja salir. Hay mucho, mucho ruido. Lo sé porque he pasado mucho tiempo buscando un rinconcito en el que poder descansar las orejas, pero no lo he encontrado.
En este mundo en el que tu y yo vivimos, en este “arca” todo lo que aparece se da por verdadero sin comprobación alguna. Pero no solo eso, sino que eso que aparece y se da por verdadero no suele ser muy amoroso que digamos. Más bien es doloroso. Este mundo no deja de recordarnos lo mal que han ido, van o pueden ir las cosas. Hay señales de peligro en cada esquina. Hay previsiones de terremotos, incendios, nuevos diluvios y sunamis a cada paso. Hay recordatorios que no paran de alertarnos de que nos faltan cosas, de que no estamos bien, de que no somos lo que tendríamos que ser, ni tu ni yo. Es este un mundo en el que prácticamente nada en ningún momento está bien del todo. A cada paso puedes leer carteles que nos recuerdan que “todo es mejorable”. Otros paneles de neón nos gritan “Esfuérzate en mejorar” “Todo depende de ti”. Algunos carteles más modernos, que tratan de poner algo de luz en este oscurísimo mundo en el que vivimos, dicen “piensa en positivo” “acepta lo que hay” “si eres bueno, conseguirás el cielo mañana” Y estos últimos carteles aún empeoran más las cosas, porque ¿cómo voy a pensar en positivo viendo lo que hay? ¿cómo puedo aceptar tanta locura y tanta porquería? Y el último cartel….ya ves, en este mundo se arrastra el pasado y se vive para el futuro. En este mundo no existe el presente y es por eso que
en este mundo en el que creemos vivir, no hay vida ni vive nadie.
Pero fuera de este mundo, fuera del arca, hay otro mundo, muchísimo más grande. Es un mundo diáfano, esponjoso, elástico, ligero. Un mundo que en su equilibrio perfecto, abraza todo aquello que surge y se desvanece en el tiempo, en un eterno Ahora. En el que ni falta ni sobra nada. La armonía y la paz sostienen todas las notas, desde las más sutiles a las más salvajes, en una creación sinfónica inacabable…
Aunque hayamos vivido dentro del arca, encerrados en un aire casi irrespirable, el arca siempre ha vivido en este mundo diáfano y verdadero. Es por eso que es Aquí donde vivimos, tanto si lo sabemos como si no. Porque este mundo fuera del arca es el real.
Sabe pues que el arca es la mente del pequeño e inventado “yo”. Si. La mente psicológica, de un parecido casi aterrador con lo que tu y yo llamamos el mundo (¿será que esta mente nuestra ha fabricado el mundo en que vivimos a su imagen y semejanza?). Y el mundo que hay “afuera”de la mente, la Realidad.
Cuando las puertas del arca se abren, lo que veo me deja en el más profundo silencio. Beso el suelo con reverencia. Oigo una voz más-que-amorosa que dice “el arca es un espejismo” Se derrama una sólo lágrima… Ahora comprendo. Todo está bien.
Mirada que brotas de la Realidad y en Tu Belleza me atrapas y me sacas del arca. Y al salir, soy Tu, Mirada y es entonces que sé qué eres, que sé que Soy. Ahí, fuera del arca que nunca existió…
¡Feliz Ahora!
a
a
Etiquetado , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: