Archivo de la categoría: verdad

La perseverancia

 

La perseverancia es el único signo verdadero de progreso.

Sri Ramana Maharshi

La mirada secreta repite incesantemente que la Verdad no se encuentra en lo que hacemos, sino desde donde lo hacemos. Y sin embargo, lleva días susurrándome una clave nunca vista y aún y así reconocida al instante -como se reconoce todo lo verdadero-:
-persevera, persevera…
El otro día, mi amor se fue a caminar por solitarios parajes. Hacía tanta calor que paró en cualquier rincón, se sacó la gorra y la camiseta, guardó la camiseta en su pequeña mochila y siguió adelante. Al cabo de un buen rato, se dio cuenta de que había olvidado la gorra en el camino. Aunque ya estaba lejos, tenía un vago recuerdo del lugar. Así que volvió en su busca. Se cruzó con algunos caminantes pero nadie la había visto. Siguió caminando y cuando llegó allí donde creía que la había dejado, no estaba. Después de la perplejidad y sin saber que hacer, dejó de pensar y se abandonó a ir por donde los pies le quisieran llevar. En un recoveco por el que ya había pasado, paró, miró y la encontró (el cuerpo tiene una memoria excelente. A veces me parece que tiene mucha más memoria que la mente…).
Cuando volvió a casa me lo explicó y añadió:
-La encontré por perseverar. Porque, ¿sabes?,

cuando perseveras, das al universo la oportunidad de expresar su potencial.

La mirada secreta se expresaba a través de su mente. Sonreí, –la Verdad siempre va acompañada de alegría-. Y como la sonrisa del alma siempre invita a la mirada secreta a hablar, me hizo ver…
No perseveramos. No nos damos cuenta de cómo la cultura consumista se ha colado incluso en nuestros anhelos más profundos. Queremos resultados ya, igual que queremos el plato cocinado ya, o que el pantalón nos caiga a la perfección ya, o que el nuevo trabajo se ajuste a nuestras expectativas ya, o entendernos idealmente con la pareja ya. Ya. Ya. Ya. Un contratiempo, dos contratiempos… y lo tiro a la basura. Entonces voy a por otro plato, otro pantalón, otro amor….
Y lo mismo ocurre con nuestras inquietudes más profundas. Por eso hay tantas personas que andan de un taller a otro, de un curso a otro, de un maestro a otro, de un libro a otro o incluso de una religión a otra. Vamos buscando por la superficie, en la horizontalidad, cuando

lo que anhelamos vive en la verticalidad, en la profundidad.

No perseveramos en nada y los resultados que obtenemos no nos llenan. ¡Ah! Eterna insatisfacción.
Pero si aquello que en realidad queremos -el sabor excelso de un plato, la ropa encajando como un guante, las condiciones mejores para desarrollar nuestro potencial en el trabajo, la comprensión/respeto/cuidado/amor con la pareja, la luz de la Verdad en una religión- vive en lo profundo, entonces es absolutamente necesario perseverar en nuestros intentos, en nuestro trabajo. Perseverar en un solo punto nos permite profundizar. Y no solo porque en lo profundo de lo que queremos esté la Verdad, sino porque

es el propio perseverar el que nos va forjando, ahondando, abriéndonos a lo anhelado.

Porque detrás de la perseverancia está el amor.

Solo perseveramos cuando amamos.

Aprendamos a no usar-y-tirar la vida.
Descubramos qué es lo que realmente queremos, qué es lo que amamos por encima de todo y pongámonos con cuerpo y alma a la tarea. Tiremonos de cabeza por ese punto y ahondémonos sin descanso. Demos al universo la oportunidad de expresar su/nuestro potencial. Es el amor verdadero -que siempre persevera- el que va a abrir camino a través de nuestro duro y limitado concepto de quienes somos, de lo que es el mundo, de lo que creemos verdadero, para des-cubrir la Verdad en nosotros, para des-cubrir la Verdad de nosotros.

¡Feliz Ahora!

Anuncios
Etiquetado , ,

La esclavitud de la comodidad

IMG_3142En la comodidad de cuerpo y mente, se amodorra la mirada.

La mirada secreta

 

En estos días me he dado cuenta más que nunca de que somos adictos a la comodidad. Y esa comodidad nos obliga a necesitar muchísimas cosas que en verdad no necesitamos pero vacían nuestros bolsillos, nos hacen egoístas, llenan nuestra casa, nuestra cuerpo y nuestra mente de necesidades y van anulando nuestra personalidad. No lo parece. Ya lo sé. Es un tema sutil este de la comodidad. A la mirada secreta insto para que sea ella que nos ayude a vislumbrar hasta qué punto la comodidad nos está robando nuestro potencial de vida plena…
Cuando hablamos de progreso, vemos que en este plano todo el progreso que se ha dado, ha sucedido en los objetos que el ser humano utiliza y no en el ser humano en si mismo. Y eso ¿por qué? Pues es debido a que el ser humano da realidad a todo lo que percibe y se ha olvidado de quién lo está percibiendo, es decir, de él mismo. Así, lo externo a él ha sido objeto de sus esfuerzos, de sus preguntas, de su devoción… mientras que él mismo ha quedado relegado y ha evolucionado muy poco en los últimos milenios…
Entre muchas cosas, algo que ha progresado ha sido todo aquello que proporciona comodidad. Ahí sigue el hombre trabajando y trabajando. Y la comodidad y el estancamiento evolutivo del propio ser humano van muy muy de la mano. No hay ninguna otra criatura humana que haya construido tantísimos objetos para poder moverse lo menos posible. Y sin movimiento -externo e interno- no hay evolución.
Así andaba esta persona, a la búsqueda de la almohada que mas cómoda le fuera. Y después de escuchar muchos consejos (¡que ricos somos en consejos!) y de gastar dinero comprando muchas almohadas, por fin encontró la que mejor le iba. Y de esa anécdota insignificante dos cosas aprendió: la primera es que la mejor almohada era una almohada viejita y gastada que había en la casa de sus abuelos, una almohada que podía adoptar la forma que necesitara en cada momento. Ninguna de las almohadas de alta tecnología le fue bien. Y entonces vio que lo más avanzado tecnológicamente no era necesariamente lo mejor…
La segunda cosa que aprendió fue mas dura. De repente se encontró dependiendo de la almohada para ir a pasar cualquier noche fuera. ¡Si no llevara la almohada otra vez se levantaría con el cuello torcido! Así que viajaba con la almohada. Entonces entendió a una querida amiga que al salir de casa va siempre con una maletita de ruedas porque necesita un montón de cosas para estar bien. Sí,

La comodidad crea dependencia.

A veces había invitado a mi amiga a pasar unos días conmigo, pero era tanto lo que necesitaría traer, que no venía. Y aunque tuviera ganas de pasar unos días por ahí, su dependencia a millones de cosas se lo impedía…

La comodidad nos hace esclavos.

Y entonces miraba a mis hijos y a otros jóvenes, viajando con una pequeña mochila con cuatro cosas, por el mundo entero. Sonreían de oreja a oreja. Felices. Libres.
Así que en mi siguiente viaje, no llevé la almohada. Y cuál fue el descubrimiento cuando doblando un jersey y colocándolo bajo mi cabeza, dormí como un niño…
No quiero sofás que rompen mi espalda. No quiero depender de comidas alternativas y carísimas. No quiero almohadas especiales. Ni alfombras mullidas. Quiero ser quien soy, pura libertad. Y vivir la vida con ligereza, ligereza, como mi vieja almohada, adaptándome a cada momento con lo que hay…- le digo a la mirada.
La mirada secreta, con su mirar, me dice que más se podría profundizar. Mmmmmm… ¡Sí! ¡Es verdad! La comodidad no me deja desarrollar mi potencial, me aborrega… Si. Si. Aunque cueste creerlo, es así. Quizás por eso, aquellos que buscan la Verdad siempre han llevado una vida sencilla bajo unas condiciones sencillas…
Bueno, Mirada– le digo seriamente- Ahora no voy a deshacerme de nada pero voy a ser consciente de lo que realmente no necesito y que incluso me está haciendo daño.
Podemos vivir con muy poco- contesta la Mirada- Aún y así, la clave no está en conseguir o desechar los objetos externos.

Lo que te esclaviza es la necesidad que crees tener de los objetos.

¡Descubre que esas necesidades no son reales! Empieza a ver lo que verdaderamente necesitas y lo que solo son necesidades creadas en la mente programada, y liberate. Llénate de libertad, de ligereza y de alegría. No te apoltrones -me dice amorosamente- No te rodees de cosas y cosas que crees necesitar. Vive con poco. Viaja ligero de equipaje por la aventura de esta vida porque

a menos peso, mas energía podrás dedicar

a vivir de verdad,

a vivir desde la Verdad,

a vivir la Verdad…

¡Oh Mirada! En todo te posas y en todo ves la luz de la Verdad. Gracias gracias gracias.

Etiquetado , ,

La Verdad y el Amor

La Verdad no se halla en conocimiento alguno, sino en la inspiración silenciosa.

La mirada secreta

 

Hoy el verde esmeralda del mar acaricia incesantemente la piel del planeta untándola de blanca espuma, nutriéndola, enriqueciéndola con conchas, piedras, algas y troncos que trae de remotos lugares. Tanto ama el mar a la tierra que de vida la baña desde que nació el tiempo.
Hoy el verde crea blanco. No importa lo que la ciencia diga. En sus respuestas vanidosas muere la inspiración. Y

sin la inspiración, la Verdad no puede ser descubierta

-dice la mirada secreta, que de tan secreta me confiesa un secreto que afila la espada del discernimiento para que pueda ver con claridad aquello que es Verdad, más allá de lo que digan los demás o -lo que es más importante- de lo crea uno mismo…
Dice la mirada que

la Verdad no nos la puede dar nadie.

Ha de brotar desde dentro de cada uno. Esa es una característica sin condiciones. Y eso es así porque la Verdad es pura vivencia y no puede ser objeto de regalo, préstamo o venta. Por eso desconfiemos de aquellos que nos tientan ofreciéndonos la Verdad.
-¡Mira! VÉ una expresión de amor verdadero -me insta la mirada mientras mantengo el ver silencioso en el horizonte desconocido- El amor del mar a la tierra. El amor incondicional, incausado, inalterable, infinito. Es su Amor el que da vida al planeta. La verdad del mar, por amor, fertiliza la tierra…

El amor verdadero. La Verdad amorosa.

La Verdad siempre se descubre en un destello de inspiración. Es la contemplación, el silencio, como el verde de las olas del mar que en un instante desconocido se convierten por un momento en blanca belleza, justo cuando la ola besa la tierra -es la blancura el vislumbre. Y luego se diluye en el verde de nuevo, siendo lo que siempre fue, sin dejar rastro visible…
El vislumbre de Verdad lo sabe uno y

aunque no recuerde haber visto, sabe que ha visto.

Por un instante, bañando de blanca inspiración la tierra, el mar del silencio sigue azul, verde. Llega a la orilla de su Amor, la tierra, y vuelve a brotar el Beso blanco… Y la mirada vuelve a abrirme el ojo para que vea:

No hay Verdad descubierta que no vaya acompañada de amor.

Así que ahora es el momento de mirar quien crees ser, qué crees que es el mundo, la humanidad, la vida y la muerte. Y si lo que crees no va inseparablemente bañado de amor, no es verdad.
¡Feliz Ahora!

Etiquetado , , ,

Cómo investigar

 

Ver la Verdad es Ser la Verdad.

Consuelo Martín

a

a

Para investigar de verdad la Verdad de todo y todos, necesitamos desprendernos de lo que creemos saber. Investigar sobre la Realidad se parece más a una investigación de campo en el que la observación neutral hace su trabajo, sin hipótesis ni resultados. Sólo ver.

Sólo escuchar lo que el Ver nos enseña.

Ver y escuchar requieren de lo mismo dentro nuestro. Requieren del silencio de lo conocido, una atención vacía de contenidos. En el ver y en el escuchar no hay nadie viendo y escuchando, porque cuando escuchamos o miramos de verdad, no hay nadie pensando. No hay pensamientos que estén diciendo “estoy de acuerdo” o “no estoy de acuerdo”. Solo hay ese ver y ese escuchar. Ahí es donde se realiza el atisbo de la Verdad, “verdad” sinónimo de “realidad”.

El ver y el escuchar puros, sin juicios sobre lo que se está percibiendo, es una actitud de plena atención totalmente despierta en una mente totalmente pasiva. Se parece mucho a mirar un paisaje en donde la mirada se abre sin ningún esfuerzo, sin que quede fijada a nada en concreto.

Es un  ver que se siente, pero no emocionalmente. Es un escuchar que comprende, pero no mentalmente.

No hay verdad en lo concreto, porque lo concreto siempre es una parte  que se separa del todo. Por eso, la verdad nunca está en la respuesta. La verdad está en la colocación de la mirada.

Es la pregunta la que nos conduce a la Verdad, no la respuesta.

Y en cambio el buscador busca respuestas, respuestas concretas, porque busca desde la mente concreta. Y cualquier respuesta es la muerte de la Verdad porque

la Verdad es infinita y ni deja nada fuera ni puede encerrarse en respuesta alguna.

Y son las respuestas las que montan escuela, las que crean doctrinas, las que separan y enfrentan.

La verdad no vive en ningún sitio concreto. No se la puede buscar en ningún sitio. La verdad no hace desaparecer lo concreto sino que hace ver lo concreto en su justa medida, como algo relativo, como algo aparente. En la verdad no hay un yo separado. Es atraBesando lo concreto cuando encuentras lo infinito de lo que no se puede hablar.

La verdad es intangible y sin embargo es de una contundencia que está más allá de cualquier posibilidad de duda. Por eso ver la Verdad no conduce nunca a la necesidad de defenderla. Porque sólo defendemos aquello sobre lo que dudamos.

El buscador va acumulando y coleccionando respuestas y va modificando lo concreto aparentemente adaptado a la verdad, hasta que un día se da cuenta de que la Verdad no está en lo visto sino en la mirada que ve.

¡Bendita mirada!

¡Feliz Ahora!

Etiquetado , , , ,

El orden natural

img_2549El orden sí  que altera el producto.

La mirada secreta

a

a

a

De la fuente del bosque brotaba un hermoso río. Los aldeanos aprendieron hace ya mucho tiempo que para que todos se beneficiaran de sus aguas, había que seguir un orden: llevaban a las bestias a bañarse río abajo. Más arriba, se bañaban ellos. Aún más arriba, dejaban los aldeanos que las bestias calmaran su sed y más arriba aún, cerquita de la fuente, lo hacían ellos. Así el agua que brotaba de lo profundo de la tierra, era una bendición para todos y para todo.

Los hombres que llegaban a la aldea, faltos como estaban de conocimiento, bebían en cualquier tramo del río, quizás más abajo de allá donde las bestias se bañaban. Y lo que es elixir de vida, se convertía en ellos en puro veneno.

Echo de menos el orden, el orden natural de todo- le digo sin palabras a la mirada secreta. Dime, dulce mirada, ¿cómo puedo vivir en este orden que convierte toda acción en un bien para mi y para el todo?

¡Qué bella pregunta! Nunca antes me habías hablado de ello. ¡Qué feliz me siento! -contesta la mirada que lo que más le gusta es descubrir y descubrir para el ojo embelesado. -Mira estos aldeanos. Míralos con mi mirada…-me dice.

Veo que ellos conocían muchas, muchas cosas: la dirección del agua del río, la pureza de sus aguas y cómo ésta se ve afectada por el uso que se les da; que ha de ser más pura el agua que bebo que el agua en la que me baño, igual que en todo lo que está vivo…

Si- me dice la mirada. Se necesita saber, tener unos conocimientos. Pero si contamos sólo con los conocimientos no va a ser suficiente. Mira:

Era así como el chico, harto de caminar, dejaba que las bestias se bañaran cerquita de la fuente donde él saciaba su sed. Y un día, mientras el rebaño se bañaba, su hermano fue a beber río abajo, allí cerca donde el andaba trabajando su campo. Aquella noche, el hermano caía gravemente enfermo mientras el chico lloraba…

¿Ves?- me insta la mirada secreta. Ambos hermanos, aún sabiendo, pensaron sólo en ellos mismos. No porque fueran egoístas ya que aparentemente no hacían daño a nadie, sino por ignorancia. Ellos se vivían a si mismos separados de la totalidad de la vida. Y este es el orden humano:  se tienen muchos conocimientos pero se viven desde la separación del yo con el resto de la vida. Y es que,

aunque el conocimiento es indispensable, no es ni mucho menos suficiente.

Y eso es lo que todavía ha de descubrir el ser humano. para que el conocimiento tenga un efecto beneficioso se necesita comprender que

toda acción tiene un impacto en el Todo.

Necesitamos descubrir que no estamos separados, que formamos un todo indivisible. Que todo lo que existe forma parte de mí.  Si llego a descubrirlo, entonces aparece un segundo elemento: el Amor. Y no pienses que es el amor que crees conocer. Es el Amor que trasciende mis “mis”, que todo lo incluye, que no ve nada separado del resto, que contempla la Vida como el único ser y que cuida cada átomo, cada vida como elemento siempre-integrado en la totalidad.

El Amor es la fuerza que actúa cuando descubro que todo forma parte de mí.

Y de esta manera se crea el ORDEN NATURAL Y DIVINO. El Orden que trasciende lo humano -trágicamente sustentado por la idea de separación.

El orden natural, hijo de la sabiduría y del amor.

En verdad, Ser y Saber, Amor y Sabiduría, Corazón y Mente, unidos para el mayor bien del Todo, de todos, de mi, de lo visible y lo invisible, de lo conocido y lo desconocido.

Más allá de cualquier conocimiento teórico, todo lo que comprendemos de la Verdad caerá en terreno baldío mientras la tierra en la que se posa esta sabiduría no se descubra tierra de todos, porque sólo el Amor la fertilizará.

¡Qué germine la Verdad en la tierra del Amor y el Orden natural -y por tanto divino- sea su fruto!

Gracias, querida mirada. En verdad, el descubrir es infinito.

¡Feliz Ahora!

Etiquetado , , , , ,

El canto de la Verdad

img_9373En el Silencio, más allá de los pensamientos y la emoción, la vida y la luz son Uno.

La mirada secreta

Gotas de sal lamen el corazón herido, el corazón rechazado, el corazón humano. Me mira con sus ojos inundados. También aquí el océano de vida tiene clara una salida. ¿O serán las lágrimas el final del dolor, la desembocadura, allí donde el sufrimiento tiene la oportunidad de transmutarse en Amor? Sus ojos lloran por el dolor de su corazón, su corazón humano. Mientras, por el rabillo de su mirada una lucecita brilla, un dulce resplandor que despierta mi mirada, la mirada secreta, la única mirada.

La lucecita resplandeciente resbala por el rabillo hasta la comisura de su boca y por las cosquillas que le hace, una sonrisa, tímida y callada, se vislumbra entre todas esas gotas saladas. Y la mirada secreta ve. Sigue el rastro brillante corriente arriba: de la sonrisa al rabillo del ojo y del rabillo se hunde en su resplandor -que no por tenue es menos luz, que la luz es luz tanto si es muy intensa como si no-. Y al hundirse en su brillo, aterriza la mirada en un nuevo corazón. Es este otro corazón que no tiene cualidad humana. Es un corazón sin forma, sin fronteras, sin color. Ni cálido ni frío. De luz blanca inundado, la luz blanca contenida, inseparables. No se sabe si este corazón es luz o la luz es corazón. De su profundidad insondable brota un canto de sirenas con una única tonadilla que arrulla, acuna, silencia, pacifíca. Una única canción. Como una es la Verdad.

La mirada secreta que escucha y al escuchar, ve, oye su canto y comprende. Comprende a la lucecita que del rabillo del ojo en llanto, saltó como si de una lágrima más se tratara, a la comisura de sus labios y bendijo su expresión doliente con la sonrisa de su canto.

Y es que el corazón humano llora todo lo que vive como carencia de amor: los reproches, el rechazo, la soledad, el desencanto, la culpa, la agresión, la desolación, el egoísmo, los deseos, la posesión, la esclavitud, la manipulación, el odio, el sufrimiento humano… Y en ese mismo sitio, el corazón humano, trata de vivir todos sus contrarios: las alabanzas, la aceptación, la compañía, la seducción, el orgullo, la amabilidad, la alegría, la generosidad, la esperanza, la fluidez, la libertad, la integridad, el amor, la felicidad humana… creyendo que así vivirá el amor. Pero ¡ay!, ese amor es temporal cuando ahí se vive, tan temporal como lo es el ser humano. Pero a veces bendice la Verdad con atisbos del Corazón intemporal, sin contrarios, en donde no se tienen alabanzas ni se ejerce la aceptación, ni hay necesidad alguna, ni la alegría o la generosidad tienen gradientes; ni la libertad, la esperanza o la integridad están expuestas a ningún peligro. Aquí, en este Corazón, nada se tiene y por eso no falta nada. Es casa. Nuestra casa. Aquí Soy. Soy Amor.

Dice la mirada secreta que cuando se ha vislumbrado este Corazón -el centro del Ser que soy- el vislumbre abre un caminito hasta el corazón humano y los vapores que viajan por él son la canción que anda oyendo el niño de corazón inundado, que con su sonrisa apenas dibujada dice que él nació para amar, para ser amor. Y eso Es lo que oye el niño, la canción de un sólo canto:

todo acaba bien. El Amor es lo que Soy.

¡Feliz Ahora!… siempre

Etiquetado , ,

¿Dónde está tu tesoro?

img_9037

La verdad no está aquí o allí. La verdad es un estado de conciencia.

Consuelo Martín

a

a

a

Cuatro grandes piedras en forma de corazón fueron halladas.

… Una aquí, la otra allá, siempre en medio del camino.

El indio rastreador las vio con su mirada entregada y absorta en su tesoro. Era tan grande su anhelo por encontrarlo que no solo vio meras piedras, sino señales que le indicaban que iba por buen camino. El indio rastreador sabía que tenía que

estar muy despierto para ver más allá de las apariencias,

para ver las señales.

Alguno podría decir que fueron las piedras las que le llevaron a encontrar su tesoro. Y sí. Pero eso no fue todo. De hecho las piedras fueron lo de menos -¡muchos habían pasado antes por ahí y no habían visto nada!-. Lo de más fue su anhelo y la total entrega de su mirada: nada de lo que veía le distraía de su camino aimg_9035 menos que en ello intuyera la verdad de su andar.

img_9040

El indio nunca pensó por donde ir, o si estaba en buenas condiciones para seguir, o si tenía las cualidades necesarias o si era suficientemente inteligente o si tenía que tener un plan mejor… De hecho,

nunca pensó en nada.

Su corazón centrado en su tesoro y su mirada entregada eran su luz, su fuerza y su confianza.

Fue así que el indio, en un instante inesperado, descubrió su tesoro. Y lo más sorprendente es que el tesoro no estaba en ninguna parte, como al principio de su andadura creyó. El tesoro estaba en todas partes y en ninguna.

El tesoro surgía allí donde se posaba su vista. El tesoro estaba en la mirada.

A día de hoy, el indio rastreador sigue caminando sin pensar en nada. Llenito de ananda. El ansia transformada en amor infinito, en infinita mirada.img_9067

¡Gracias mirada secreta! ¡Feliz Ahora!

Entradas de la mirada secreta, relacionadas: Los cuentos de la Mirada I. El indio rastreador ; Lo mas importante

Etiquetado , , ,

Ratones de pensamientoteca

img_8919El brillo de la Luz nunca está escondido. Sólo las nubes de los pensamientos lo esconden a la mirada.

La mirada secreta

a

a

Querida Mirada Secreta,

En estos tiempos en los que tu aliento silencioso ha ido disipando una creencia detrás de otra, me has descubierto que esta mente siempre va a a tener la misma pensamientoteca (biblioteca de pensamientos).

Diríamos que la mente tiene sus propios recursos, con los que crea argumentos, películas, emociones. Y aunque el producto final parezca nuevo, son siempre los mismos recursos. Por eso nunca me sorprende su contenido, ni el principio, ni el final de sus películas.

Pero, además de sus propios recursos, me has enseñado algo fundamental: para que esta mente pueda producir algo sustancial, necesita del fuego de la atención. Si la atención se desvía de la labor mental, poco puede producir la mente…

La pensamientoteca está muy concurrida de pensamientos existencialistas, de creencias (diría que hay un importante excedente de este material), de emociones repetitivas -tan repetitivas que ya casi hay dias que llegan a aburrir-)…

Cuando a la mente le da por producir con el beneplácito de la atención, yo sufro.

Pero, querida mirada, ¡qué inmenso descubrimiento  me esperaba al dejar abrir los viejos ventanales de la pensamientoteca aún a riesgo de que un vendaval compasivo se llevara tomos y tomos de pensamientos, ¡pensamientos tan importantes y tan voluminosos! Entraste como entra la luz, y con tu respiración silenciosa, tan sutil a veces como otras huracanada, dejaste la pensamientoteca quieta, quieta -como cuando se pone la pausa en mitad de la película- y entró la comprensión. Con cuánta claridad me enseñaste que

para comprender hay que dejar de pensar

En este instante eterno, en donde los ventanales se mantienen abiertos y la atención deja de “leer” pensamientos; en el que se apoya la cabeza en la mano en un no-hacer/no-querer inocente, la mente -así abierta- acoge lo que surge, sin poder asir la comprensión que se da de forma espontánea, sino sólo contemplarla. Y en esta contemplación, hay paz y alegría.

Cuando la mente se abre, soy feliz.

Poca cosa más queda por hacer que dejar de creer que la verdad está en la biblioteca polvorienta de los pensamientos. La atención puede dejar de ser su esclava. Y la mente enseguida replica que as, sin ella, no voy a poder funcionar. Pero no es a ella a quien escucho, sino a ti, querida mirada. Tu luz me ha mostrado que todo aquello que anhelaba está esperándome en la vida.

Sin darnos cuenta, todos nos hemos convertido en ratones de pensamientoteca, mientras la vida nos está esperando para que allí encontremos la belleza, la armonía, la compasión, la comprensión, el amor, la alegría, la paz,…. todos sinónimos de Verdad.

¡Seamos como los niños que miran por el ventanal sin ver nada, mientras la mente no para de parlotear!

Querida mirada secreta, el agradecimiento también vive en la Verdad. Eso ya te lo dije, ¿recuerdas?

En el Amor,

¡Feliz Ahora!

 

Etiquetado , , , ,

La Verdad es Vida

img_8903“No quieras enviarme de hoy más ya mensajero, que no saben decirme lo que quiero”

Juan de la Cruz

-¿Que comes? -Estoy comiendo un mango. -¿Un mango? Nunca los he probado. ¿A qué sabe? -Bueno. Es una mezcla de melocotón y melón.  -Uy ¡que raro! ¡Explícamelo mejor! -A ver… Es como si fuera un melón naranja que sabe un poco a melocotón… ¿lo entiendes? -No sé. Creo que si. Es muy complicado.  -Bueno. Pues en vez de describírtelo, ¿por qué no lo pruebas? -Mmmm. ¡Qué rico! -Ahora ¿a qué dirías que sabe? -Sabe a mango. Tal cual. ¡Ahora comprendo lo que tratabas de explicar! -Si. Así es.

Los conceptos son abstractos y muy difíciles, mientras que la vivencia es simple y sin esfuerzo.

La comprensión siempre viene de la mano de la vivencia.

Entender no es comprender. Entender es un producto mental hecho de pensamientos. Entender es una representación mental, que sólo afecta a los pensamientos. Podemos “saber” mentalmente lo que es volar en avión, pero hasta que no volamos, realmente no lo sabemos.

Entender no tiene poder de transformación.

Comprender es com-prender. Prenderse en eso. Comprender es hacerse Uno con lo vivido.

Comprender es un darse cuenta, un ver con claridad, una toma de conciencia directa, sin elaboración mental, que no deja duda alguna por ser experiencial. Es la mirada secreta la que comprende.

Podemos entender muchas cosas y ser grandes eruditos, pero la sabiduría poco tiene que ver con ello. La sabiduría va de la mano del comprender. El sabio sabe que no sabe nada. Y en ese vacío mental, libre de creencias, ve sin entender.

La Verdad de quién soy, de qué es el mundo, de qué es Dios, no se puede entender. Sobrepasa los pensamientos. Sólo se puede comprender porque es vivencial. Es un encuentro vivencial con los aromas de la Verdad. Es hacerse Uno con Ella.

La comprensión afecta a la persona por entero. Y la transforma.

Así que dejemos de pensar. Dejemos de forzarnos a entender Algo que está fuera de la mente. Algo que solo se puede vivir.

La Verdad es vivencial. La Verdad es Vida

Silenciemos la mente llena de conceptos y creencias.

Mientras creamos que sabemos, no sabremos nunca. Mientras creamos que sabemos, o creamos que el saber es un proceso mental, creeremos que no nos hace falta “probar” la Verdad. Creeremos que ya la conocemos o buscaremos entenderla. Nos esforzaremos, forzaremos la mente pero seguiremos sin comprender. Y en esta creencia seguiremos ciegos.

Hasta que no “probemos” la Verdad no la conoceremos, por mucho que nos lo expliquen. Atrevámonos a abrirnos, más allá de lo que creemos. Sólo saboreando su amoroso aroma la iremos conociendo.

La Verdad es Vida y solo se puede vivir.

En el silencio de la mente, en el dulce aroma…

¡Feliz Ahora!

Etiquetado , , ,

La bolsa o la Vida

img_0181-1
“porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.”

Mateo, 6:21

Si tu y yo vemos en un escaparate unos zapatos, puede ser que a tí te gusten mucho y a mi me parezcan horribles. Y no pasará nada, seguiremos siendo amigos porque ya nos enseñaron que contra gustos no hay nada escrito. Pero si en vez de estar en el escaparate, los zapatos están puestos en tus pies y al verlos exclamo “¡qué zapatos tan horribles!”, lo más probable es que te enfades conmigo, o te duela mi comentario. ¿Cómo es posible? ¿Qué ha cambiado?…. Lo único que ha cambiado es que antes solo eran unos zapatos, pero ahora ya no son unos zapatos, sino que son tus zapatos. Han entrado en la bolsa de tu identidad, llena de mis y mios: mi pais, mi familia, mis vivencias, mis ideas, mis costumbres, mis gustos, mis recuerdos, mis zapatos, mis creencias. Esa es la bolsa en donde cada uno de nosotros, por no saber quiénes somos de verdad, vamos llenando de todo lo que decidimos apropiarnos. Y esa bolsa se convierte en el yo que creo ser. Y esa bolsa pesa muchísimo, ¡hay tanto que defender! ¡hay tanto que demostrar! Al fin y al cabo, se trata de mi. Cuando te metes con mis zapatos, te metes conmigo y eso no lo puedo tolerar. Aunque los zapatos me vayan estrechos, aunque tengan agujeros, son mis zapatos y eso los convierte en yo.

A todo lo que le pongo el mi delante se convierte en una esclavitud más que defender, incluso con mi propia vida

Pero son precisamente todos estos artículos posesivos lo que no me deja ser. Porque todos estos artículos no son más que sustitutos de la verdadera identidad. Y ¿cómo lo sabe la mirada secreta? Porque

yo no puedo ser aquello que tengo.

Yo soy quien lo tiene, pero no lo tenido. Y un día cualquiera puedo liberarme de esos zapatos y entonces ¿qué sentido tuvo ese enfado? ¿Qué pasaría si dejara de llamar mio a todo, a todo todo lo que llena la bolsa de mi identidad?

¿Para qué necisito una bolsa si cuando nací ya era sin bolsa alguna?

El otro día vino una preciosisima alma a verme y me contó qué feliz era cuando viajaba solo, porque ¡podía ser quien quisiera!  Si supieramos cuanto nos atan todos los mios… Si supieramos que esos artículos que llevo en la bolsa de quien creo ser ¡son el origen de todo conflicto! Y, sobre todo y por encima de todo, si supiera que esa bolsa me está impidiendo vivir plenamente, amar plenamente, ser plenamente libre,  ser realmente quien soy…

En tiempos remotos, los bandoleros asaltaban a los caminantes en el más inesperado momento y poniendose frente a ellos les gritaban: ¡¿la bolsa o la vida?! Les hacían decidir en un instante si preferían luchar por lo suyo o garantizar la propia vida, aún llorando por lo robado.

Desde tiempos inmemoriables, los sabios son asaltados por la Inteligencia de la Vida en el más inesperado momento y poniéndose frente a ellos les reclama en un instante la bolsa para así ganar la Vida. La mayoría de ellos, en tan ansiado momento, bailan alborozados, entregando la bolsa como quien se quita un disfraz viejo y gastado porque en el robo de la bolsa la liberación de lo falso queda garantizada y así descubren la Vida, la verdadera Vida, la plenitud total.

Y ahora la mirada secreta te asalta en el momento más inesperado y te coloca delante de la decisión más crucial y más revolucionaria que podrías tomar: ¿La bolsa o la Vida? Date cuenta de que en ello, realmente, te va la Vida.

¡Feliz Ahora!

Etiquetado , , ,
A %d blogueros les gusta esto: