Archivo de la categoría: esperanza

¡FELIZ…

img_0113“La vida es nueva a cada instante.”

Consuelo Martín

¡Feliz año! ¡Feliz año!- exclamaban todos, alborozados. Se abrazaban unos a otros deseándose felicidad para el nuevo año en el que acababan de entrar. Era bello ver como cada quien iba abrazando a cada uno con el mejor de los deseos. No sé si alguno estaría por dentro pasando un mal momento pero ni así nublaba su sonrisa aquella entrada en el nuevo año.
La mirada secreta gravitaba silenciosa sobre nuestras cabezas -así lo hace siempre- y veía -es lo que mejor se le da-. Veía como cada uno dejaba atrás, ni que fuera por un rato, las diferencias, los malos momentos, las preocupaciones… veía como todos se sacaban la mente ese ratito y sólo habían buenas intenciones, repartición de alegría y mucha, mucha esperanza.
La mirada veía en ese momento un grupo de personas que estrenaban vida. Sí. Estrenaban vida. Y eso es decir mucho, muchísimo. Durante unos minutos, todos los que estaban allí estrenaban vida con la misma alegría con la que estrenamos todo lo nuevo. Eso es. Estrenaban año nuevo -de hecho me parece que se llama así: año nuevo-…
¡Ah! ¡Qué maravilla estrenar lo nuevo! Abrir el paquetito para ver que esconde. La emoción de descubrir lo nuevo, en el que lo desconocido no da miedo sino que hace cosquillas en la barriga.
Alegría, abrazos amorosos volando, atravesando, enredándose con otros abrazos… esperanza… En ese momento todos abiertos a lo que vendrá, sin expectativas.
La mirada secreta veía a todos ¡felicitándose! Expresaban su deseo de que el otro fuera feliz en el nuevo año que se acababa de estrenar.
Andaba como todos allí, ¡Feliz año! ¡Feliz año! Y ¡pum!…. la mirada me susurró así, sin más: ¿Feliz año?…
Bueno, mi dulce mirada, ahora voy a bailar- le dije. Si acaso, en sueños me dices que ver en tu pregunta extraña…

Al cabo de un rato, ya en la cama…..-“Año nuevo… vida nueva” dicen por ahí. ¿Qué querría la mirada hace un rato en pleno estallido de alegría y esperanza, con su pregunta extraña?…- zzzzzzzzzzzzzz
Hoy el mundo pasea en silencio. El mar está bellísimo. Quizás también estrena… ¿qué? ¿Felicidad?
Uffff. Ya está. Con la brisa del mar, la sal de la lágrima se hace uno.
Cumplimos año el 1 de enero porque así nos lo hemos inventado. Y la mente como siempre, nada se plantea. Pero esa felicidad del estreno, ese abrazar a todos repartiendo esperanza, alegría, eso no es inventado. Sale del corazón. Y es el corazón que me va a mil ahora. Veo.
Con la mirada atraBesándome, a todos y cada uno os abrazo. Pero ya no puedo desearos un feliz año. ¿Cómo podría? Os deseo lo que siempre me hizo la mirada desearos: ¡Feliz Ahora! ¡Feliz Vida a cada instante! Porque eso sí es verdad.
No tengamos miedo.

Estrenemos la Vida a cada instante porque a cada instante es nueva.

Festejemos la entrada eternamente nueva de vida. Expresemos nuestro deseo de felicidad a todos los seres en este justo Instante Nuevo que es lo que realmente la Vida es. Vivamos abrazándonos, abriendo el Ahora con la emoción de descubrir lo que nunca antes habíamos visto. Maravillemonos de la explosión de vida que es vivir celebrando. Salgamos de la mente racional como hicimos ayer por un momento y repartamos buenas intenciones, alegría , abrazos y mucha, mucha esperanza. ¡Estrenemos Vida!
¡Feliz Ahora!

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

En estado de buena esperanza

En verdad, en verdad, el sol nunca conocerá la noche.

La mirada secreta

La esperanza es un ingrediente de la vida. Siempre está. Todo está ocurriendo a un nivel de sabiduría que a nosotros se nos escapa. La esperanza forma parte de la vida porque todas las leyes del universo están siempre buscando el máximo bien para todo. Así que cuando yo descubro esto, el hecho de vivir es pura esperanza. Es la propia vida que es esperanza, igual que la vida es movimiento, la vida es esperanza en sí.

Sin embargo, para el ser humano, la esperanza es un sentimiento que coloca nuestra felicidad, nuestro bienestar, en el futuro. La proyección de la esperanza en un hecho futuro es algo que realiza nuestra mente. Ningún otro ser vivo proyecta la esperanza en el futuro, sino que viven -diríamos- en estado de buena esperanza todos los segundos que dura su vida. La jugarreta de la mente nos confunde y nos la convierte en algo inalcanzable, a menos que crea firmemente que aquello va a ocurrir. Así que somos dependientes del condicionamiento mental para poder sentirla.

La esperanza siempre la colocamos en el futuro. Los diccionarios la definen como la confianza de lograr algo o de que se realice algo que se desea. Sin embargo, nunca sentiremos la esperanza en el futuro. La esperanza, como todo lo que se siente, se siente siempre en el presente. Es un sentimiento que se vive ahora, independientemente de lo que pase mañana. Además, como todo sentimiento que vivo, es algo que lo siento yo, y que por lo tanto, brota de mí. La mirada me enseña que cuando la mente crea una razón, me da permiso para sentirla.

Pero la esperanza no me la da la mente, sino que su fuente está en el centro de mi ser. De ahí brota. ¡Que gran descubrimiento!

Hasta ahora, había creído que la esperanza era un sentimiento que venía de algo externo a mí que quizá me sucediera en el futuro y que la creencia de que ese deseo se pudiera hacer realidad era lo que provocaba en mi un sentimiento de esperanza. Pero la realidad es que ¡brota de mi! Que la mente me de permiso o no, me es indiferente. Porque no es ella la que manda

Y al enseñármelo la mirada, empieza a regalarme en cascada un arco iris de descubrimientos:

Ahora puedo vivir en esperanza, sin esperar nada.

Ahora puedo vivir la belleza sin ver nada bello en el exterior. Porque la belleza brota de mi.

Ahora puedo amar sin concretizar en nada ni en nadie.

Cierro los ojos, llamo a la esperanza, al amor, a la paz, a la alegría, a la belleza y brota de dentro, no sé de dónde, inundándome…

Todos los que alguna vez hayáis tenido alguno de estos sentimientos, mirad de dónde brotan, mirad sin pensar en nada, sólo mirad…

¡Que la mirada secreta pueda tener espacio en nuestra mente para mostrárnoslo!

¡¡Cuántos regalos nos esperan cuando dejamos de vivir desde lo que pensamos!!

¿Será que los pensamientos son a la comprensión, lo que un obstáculo es a la luz del sol? Si quito el obstáculo, nunca hay oscuridad, siempre voy a ver, independientemente de cómo yo sea…

Un estado de buena esperanza. Eso es el Ahora libre de obstáculos.

Gracias, gracias, gracias.

¡Feliz Ahora pleno de Esperanza!

Etiquetado , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: