Sed de plenitud

“Pero el que beba del agua que yo le daré, nunca más volverá a tener sed. El agua que yo le daré se convertirá en él en manantial que brotará hasta la Vida eterna”.

Juan 4:14

Es tiempo de silencio. Tiempo de dejar que lo descubierto ahonde en ti.

Buscamos una cosa detrás de otra creyendo que en la cosa encontraremos la paz, la comprensión o el amor que anhelamos. Que busquemos cosas espirituales o materiales no tiene mayor importancia. No importa que la cosa sea una montaña, unos macarrones bien guisados o una frase hermosa. El tema es que consumimos. Consumimos una cosa detrás de otra en esta sed insaciable que nunca se satisface por entero.

Consumimos aquello que creemos que nos completará.

Tenemos más y más deseos, esperando saciar nuestra sed de plenitud. Y no nos damos cuenta de que

Por mucho que consumamos, nunca será bastante

Talleres, cursillos, aventuras, experiencias, horas de meditación, buenas acciones, libros, reconocimientos,entradas de blogs… Nunca es bastante. Y no porque lo que consumamos no sea de buena calidad, sino porque

La plenitud no está en ninguna cosa, por muy espiritual que sea.

Es como anhelar la totalidad del océano y no movernos de su superficie, nadando de un sitio a otro. De la misma manera, no encontramos la plenitud en la superficie de cosa alguna. Y sin embargo, solo que profundicemos un poco, empieza a abrirse un universo nuevo de plenitud.

Así con todo. Si tengo sed de amor y voy saltando de una relación a otra ¿lo encontraré?. Ahora si profundizo en el amor que siento…

Si tengo sed de paz… o de belleza…. o de saber la verdad de lo que soy…

el camino es de profundización. Desde donde estoy.

Dejar de desear y darnos cuenta de qué es lo que moviliza nuestro deseo, qué es lo que realmente buscamos a través de nuestros deseos. Descubrir nuestro anhelo primordial y no distraernos más. Descubrirlo y zambullirnos por entero en ese anhelo para que sea el propio anhelo el que nos hable. Desde la profundidad.

Y ¿cómo se profundiza? Se profundiza haciendo silencio de todo lo conocido, entregándonos al silencio que reina en lo profundo. Dejando que sea el silencio quien haga viajar el anhelo entre lo alto y lo profundo.

El anhelo solo nos habla en el silencio. En su aliento trae comprensión. Y con la comprensión, la plenitud desconocida.

Por eso, nuestro objetivo es la comprensión que solo acontece en el silencio, por inspiración. La plenitud será su fruto al que nosotros no podemos acceder directamente porque

Alo que no se sabe solo se puede ir por donde no se sabe” (querido Juan+)

Así, dejemos de consumir y empacharnos en un impulsivo “desear para conseguir”, descubramos el anhelo primordial que se esconde detrás de los deseos y aquietémonos en el silencio que enamora para que el anhelo hable de lo que nunca hemos oido hablar…

Es tiempo de silencio. Ahora. En el silencio. Feliz.

¡Feliz Ahora!

Anuncios
Etiquetado , , , ,

4 pensamientos en “Sed de plenitud

  1. Magnífico, una lección de vida. Besos a tu alma.

  2. Thaïs Monfort Fradera dice:

    Bon día!!
    M’encanta rebre les teves “bocanades” d’aire pur, ara feia dies que les anyorava. Gracies per seguir enviant-me!!
    Una superabraçada

  3. Sure Tresanchez dice:

    Uala mirada, quina entrada, es bestial!!!

    Gràcies!

  4. Mi cafe y yo dice:

    Retornar al camino del ser…muy hermoso. Abrazo de Luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: