La justicia

El antídoto del juicio es la comprensión.

La mirada secreta

 

a

Directamente, sin preámbulos, la mirada secreta se pone, frente a mis oídos atónitos, a investigar sobre la justicia.

Le dejo hacer porque si no, la mente se pone a debatir. Yo sé que ella habla y que lo que tenga que resonar en mi, resonará y lo demás lo dejo ir…

Y ella empieza a dictar mientras me mantengo en silencio y… sin juzgar, le escucho.

Las justicia nada tiene que ver con dar a cada uno lo que se merece. Esa es una ley que ha creado la mente humana pero que no tiene realidad.

Mira la naturaleza, me dice. En la naturaleza cada cosa que ocurre individualmente es para el mayor bien de toda la naturaleza, incluidos cada uno de sus miembros. A eso le llamamos una conducta natural, pero no es cómo los seres humanos viven–tanto se han apartado de la naturaleza. Creemos que lo justo es lo que se adecua a lo que pensamos que merecemos. Y lo que creo merecer depende de un código de justicia que nos hemos inventado y que es muy diferente para unos u otros, lo que provoca conflictos crueles y dolorosos. El resultado es siempre que lo que es bueno para unos es malo para otros. Es una extraña ley la nuestra porque sirve para unos y para otros no. Y según el lugar y la época de nuestro nacimiento tendremos una justicia diferente. Nuestro sentido de justicia está programado.

Pero esta justicia, que es la que dicta la acción justa, está creada por nosotros y por lo tanto está supeditada a nuestra comprensión. Damos nuestros veredictos, castigamos y premiamos, según nuestro particular código sin haber revisado nunca este código, incluso sin conocer que lo tenemos. Por eso, todos somos víctimas.

Y, en verdad, mientras el hombre juega a hacer justicia, la vida de cada uno sigue su curso; lo que un un día pareció un castigo se convierte en la más grande bendición y otras veces lo que pareció un premio se convierte en una carga. La mirada me enseña que

ninguna justicia humana ha traído a toda la humanidad –sin excepción- amor, paz, sabiduría.

Entonces, ¿qué justicia es ésta? Para intentar mejorar, muchos seres humanos piden la paridad -”todos iguales”- como el paradigma más justo porque creen que así ”todos” estarán contentos y no habrán envidias ni conflictos.  Pero eso no es posible porque

cada ser humano es una pieza única e irrepetible,

unos necesitan comer más y otros menos. Y es que, concluye la mirada,

al ser humano no le es posible ser justo.

Así, deja de mirar a los otros para juzgarlos, me dice la mirada, porque la verdad es que no sabes nada. Tu juicio no vale nada. Y aún menos tu veredicto.

Vive en el silencio de la mente, en donde los pensamientos (el juicio es un pensamiento)  no son tomados en cuenta. Observa sin querer cambiar

y poco a poco se abrirá a través de ti la ecuanimidad. Con ella surgirá espontánea -desde la sabiduría que está más allá de los pensamientos- la conducta inspirada y sorprendente en la que el ”todos ganan” se transforma indefectiblemente en “gana el Todo”, dando a cada uno justo lo que necesita para evolucionar hacia la Verdad, mas allá, mucho más allá de lo que parezca merecer. Y el resultado de esta conducta siempre será

para mayor bien del Todo como unidad inseparable.

Ese mayor bien será también tu mayor bien. Igual que ocurre en la naturaleza.

La mirada secreta me enseña que mis juicios no son verdaderos. Así dejo de escucharlos mientras me dedico a observar para comprender, en vez de para juzgar. Y a medida que dejan de importarme mis juicios, dejan de importarme los juicios de los demás. Ni yo (me) premio o castigo ni me siento premiado/castigado por nadie. La verdadera ecuanimidad es dar a cada uno justo lo que necesita. Y ¿cómo voy a saber lo que necesita cada uno si ni siquiera sé lo que yo necesito? Ese trabajo lo dejo en manos de la Inteligencia de la vida. Es Ella la que me moverá si así ha de ser. Para el mayor bien del Todo.

¡Feliz Ahora!

Anuncios

2 pensamientos en “La justicia

  1. Nuria dice:

    Gracias Silencio! Que a través de la Justícia, liberas mi mente y dejas ver al Ser. (Dejas pasar la luz; dejas volar a la maríposa que se había enganchado calentita a la lámpara). Para que viva en esta persona Ecuanimamente! LIBERADA por Des – Comprensión.

    Ecuanimidad. Comprendí que cada UNO de nosotros vive aquello que le corresponde para el mayor bien del TODO. Aceptar lo que nos ha tocado vivir, sabiendonos que se nos dará aquello que podamos comprender. Que dulce liberación! Entonces, solo debo quedarme quieta, paciente a esperar. No tengo que HACER NADA, no tengo que pensar nada. Como hoy. Hace dos años se plantó en mi mente la semilla de la ecuanimidad. Que querrá decir esa palabra? Sabía que destrás suyo, esperaba paciente la verdad su momento. Un puerta que espera abrir – SER.

    Entonces, de que sirve quejarme porque no me gusta mi vida, mi trabajo, mi família. Si es perfecta! Sólo esta mi vida, llena de Juicios, me lleva de la mano para el mayor bien del TODO. Vivir el ahora sin Juicios, im-posible trabajo para la mente!

    Solo nos queda el Verbo SER VER AMAR

    SAT CHIT ANANDA

    Llena de amor.

    Nurieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: