La felicidad

“Buscar la felicidad, no es vivir felizmente”

Thomas Merton

aa

a

a

El otro día vimos un reportaje que trataba, entre otras cosas, de la felicidad. Preguntaban a personas de todo el mundo qué era para ellos la felicidad. Y casi todos hablaban sobre lo que les hacía felices pero no de lo que era la felicidad para ellos… Y ahí empezó la mirada secreta de todos los que estábamos allí a hablar (porque la mirada secreta es Una, sea el ojo de quien sea). Y esto es lo que nos enseñó:

Creemos que la felicidad está en el conseguir lo que uno quiere. Y eso que queremos, esos medios para sentirnos felices, siempre están condicionados, por la época, la cultura, la familia y por las creencias de lo que es bueno en uno mismo. Lo que deseamos y creemos que nos hará felices brota de la mente. Pero lo que crees que te hace feliz, te da felicidad en un momento pero en otro no…

La felicidad ocurre dentro nuestro y no fuera

… Somos nosotros que colocamos la felicidad fuera. Por eso buscamos los medios para ser felices, en vez de descubrir la felicidad. Y después juzgamos a las personas según lo que quieren para ser felices. Así, una persona que cree que un coche nuevo le hará feliz la juzgamos como superficial, mientras que una persona que quiere un trabajo solidario para ser feliz, será considerada como una persona más profunda. Sin embargo, la felicidad que sentimos, sea por el camino que sea, ¿acaso no es la misma?

La felicidad no tiene diferentes intensidades. No se puede graduar. No se puede tener. Descubrimos que

la felicidad es un estado de ser.

Lo de fuera sólo nos hace felices si estamos en un estado de felicidad. Lo de fuera sí son momentos, pero nos sentiremos felices delante de eso si ya estamos en un estado de felicidad.

Nada nos va a hacer felices si no lo somos.

Lo único que nos va a impactar fuera es lo que resuena dentro. La felicidad es un estado basal que no puede ser observado sino vivido (no puedo observar lo que soy, solo puedo observar lo que no soy). Es igual que el Amor…

Y entonces hacemos ¡un gran descubrimiento!

El estado de felicidad es el estado natural del ser humano. La infelicidad es un pensamiento.

La infelicidad se aprende. Es un condicionamiento. Es mental. Mientras que la felicidad es nuestra verdadera naturaleza. Es el cielo que siempre está por muy cubierto de nubes que parezca. Por eso, hemos de aprender a vivir más allá de lo que el pensamiento juzga.

Cuando solo Eres y ocurre un desequilibrio, la persona va a vivir de forma muy diferente lo que llega de fuera. Lo va a vivir desde ese trasfondo de paz y de equilibrio que es la verdadera felicidad.

Así pues, no busques la felicidad fuera. Encuentra en el silencio, ese estado dentro de ti que es anterior a cualquier pensamiento, a cualquier sensación de carencia. Ese estado es la felicidad.

¡Feliz Ahora!

Anuncios

2 pensamientos en “La felicidad

  1. chicobonanza dice:

    “La infelicidad es un pensamiento.” Excelente. Gracias!

  2. La felicidad está dentro de nosotros y nosotros debemos encontrarla, me quedo con eso que es mucho. Besos a tu corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: