La realidad creada

a

Para vivir de verdad hemos de descubrir la verdad de la vida.

La mirada secreta

No hace falta ser muy de ciencias para ir descubriendo que todo de lo que percibo, tal como lo percibo, es una realidad superpuesta a la verdadera Realidad.
En lo más externo, están los sentidos que tiene este cuerpo. En mi caso, vista, oído, olfato, gusto, tacto, sentido de equilibrio, de la colocación (cinestésico), del dolor, de la temperatura, de la presión y del movimiento. Estos sentidos captan lo que pueden, según su capacidad. No captan lo que hay, sino lo que pueden, y otros cuerpos captaran otras cosas o las cosas de diferente manera (y entiendo como “cosa” los estímulos que emite la realidad). En este primer nivel la realidad ya se está captando de forma limitada y condicionada a estos sentidos corporales. En este primer nivel, otros cuerpos humanos y no humanos pueden captar una realidad totalmente diferente. La realidad de una persona ciega no tiene nada que ver con la realidad de una persona que ve. Aunque hablemos de lo mismo, nuestra experiencia de la realidad es muy muy diferente.
En el siguiente nivel aparece el descodificador del cuerpo (cerebro, neuronas, etc.) que descodificará las señales que han captado los sentidos según las plantillas cerebrales que tenga. Teniendo los mismos sentidos, un cambio en los descodificadores nos dará una realidad totalmente diferente (os recomiendo ver la conferencia TED de la Dra. Jill Taylor). Sólo hay que ir al dentista y después de la anaestesia pasarnos la mano por la mejilla dormida… Así que en este nivel seguimos creando una realidad condicionada a la capacidad del descodificador.
En el tercer nivel (por hablar de alguna manera) tenemos la mente “racional”, la que llaman “objetiva” -seguramente porque creemos que si la mayoría ve algo de la misma manera, es que eso visto es “así”. Me parece que es a ese “ver colectivo” es a lo que llaman “objetividad”-. Esta mente tiene sus plantillas colectivas heredadas de la educación, de la sociedad, de la época histórica, del lugar donde vivimos, etc. Estas plantillas son las mismas para los que comparten estos parámetros pero no por los demás. Así, en este tercer nivel, interpretaremos la ya tan dudosa realidad de muy diferentes formas según esas plantillas: lo que es comestible, o sagrado, o lo que es un hombre o una mujer o un anciano, lo que es la muerte, lo que es un árbol, todo será una realidad diferente según el grupo en el que tu mente haya sido “racionalizada”.
En el cuarto nivel estaría la mente “psicológica”, que es la que llaman “subjetiva” (porque sólo lo veo “así” yo y alguno más que me quiere bien ;). Esta mente también tiene sus plantillas construidas por las vivencias personales y generacionales que afectan la relación íntima con las personas, la vida y con quienes creemos ser. Esta mente también interpreta según sus criterios personales e íntimos. Y lo que puede ser un encuentro “divertido” para uno, puede ser “aburrido” para otro…

Los dos primeros niveles junto con sus plantillas, cumplen su función inteligentemente. Ahora los dos siguientes, ya no sé. Pero que los niveles creen realidades superpuestas con inteligencia no indica que sean reales y que vivamos totalmente inmersos en una realidad relativa -por llamarla de alguna manera- a la que le damos una verdad absoluta. ¿Cómo vamos a vivir de verdad una vida que no conocemos?
Bueno. Seguramente si los científicos leyeran lo que hoy anda dictando la mirada secreta le encontrarían muchos fallos. No importa. Lo que importa es que todo lo que damos por real es una interpretación. No sabemos qué es la realidad. Y por lo tanto no sabemos lo que es la vida.

Vivimos sin saber qué es la vida

Llega un momento en que es difícil seguir mirando como antes. Cuando descubrimos que todo lo que vemos, tanto física como mentalmente es una pura interpretación de la Realidad, ¿a qué podemos dar verdad sino a la propia luz que ve? Ya nada de lo visto colma la sed de descubrir la verdad. Ahora

el camino es llegar a conocer aquello que ve.

¿Será por eso que Sri Nisargadatta decía que la verdad no está en lo descubierto sino en el descubrir?

La mirada secreta sonríe pícara pero yo quedo en silencio pues nada sé.

¡Feliz Ahora!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: