Los dos reinos

image

“Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro.”

Mateo 6:24

a

a

a

¿Quién le dice a la flor cuando abrirse? ¿O al pájaro cuando migrar? ¿O a la nube cuando descargar su preciado maná?
¿Por qué nos empeñamos en pensar lo que hemos de hacer?

Imagino al capullo de la flor pensando ¿Ya tengo que brotar? ¿Y si todavía es pronto? ¿Y si cae una helada? Igual las otras ya han brotado y yo soy la última, ¿qué pensarán de mi?
Imagino al pajarito, al despertar por la mañana, ponerse a pensar ¿me pongo ya a cantar? ¿Y si canto demasiado fuerte y despierto a otros? Quizás no suene bien y me manden callar… ¡Qué vergüenza sentiría!
Imagino a la nube en su volar, pensando ¿qué hago? ¿Paso por delante de esta otra nube? ¿Y si se enfada conmigo por taparle el sol? Mejor doy la vuelta y paso por detrás… ¡No,no! Yo también tengo derecho a pasar ¿Qué se ha creído ésta nube? ¿Qué por ser más grande me va a intimidar? Bueno, voy a descargar mi lluvia…¿o será demasiado pronto? Mira que si este nubarrón se enfadara conmigo…

Es cómico imaginar a la naturaleza pensar. La mirada secreta me hace sonreír con la sonrisa del niño al imaginar. Más si la naturaleza pensara, si pensara la flor, el pájaro y la nube, si pensaran y además hicieran caso a su pensar, ¿qué sería de la naturaleza? ¿Qué sería del universo, del planeta? ¿Qué sería de nosotros? Imagina que el capullo de flor decidiera no brotar por miedo a lo que pueda pasar; o que el pájaro decidiera ponerse a cantar de noche porque de día se angustia más; o que la nube decidiera no moverse de donde está para no molestar a nadie… La armonía de la naturaleza acabaría. Todo empezaría a funcionar mal: la abeja no podría libar el néctar de la flor cerrada, el pájaro -despertando a los que han de dormir- no podría comer la abeja que vuela de dia y que estaría muerta porque el capullo de flor no se abrió; y el capullo no podría plantearse ni siquiera si abrirse o no, porque la lluvia de la nube no le abría regado y habría muerto antes de ser… Entonces quizás incluso pensaran “¿como Dios permite que la naturaleza funcione tan mal?”.

Pero, gracias a Dios ;) la naturaleza no tiene la tendencia a pensar lo que hace. La naturaleza sabe y actúa. Así. Sin más. Entregada totalmente a la Altísima Ingeniería que le da la Vida.
Y ¿qué pasa con el ser humano? ¿Acaso no forma parte de la naturaleza? Aunque a la mente le cueste creerlo,

el ser humano sabe.

Igual que la flor sabe cuando brotar, el pájaro cuando cantar y la nube cuando descargar, nosotros sabemos siempre que hemos de hacer. Pero el ruido mental es tan fuerte que no nos deja escuchar. O, mejor dicho, prestamos tanta atención a los pensamientos que eso nos paraliza. Obedecemos obtusamente a lo que la mente nos manda. Y con ello, creamos el caos. Dentro de nosotros y fuera.

El reino mental está gobernado por el pensamiento. El pensamiento es el rey. Y el ser humano le obedece creyendo que ahí está la sabiduría. Pero el pensamiento separa, no ve la interconexión, no entiende, no sabe para qué vive el hombre. Y en su profunda ignorancia, crea un reino de separación, caos y de sufrimiento.
El reino natural está gobernado por la Inteligencia, una Inteligencia que ninguna mente conoce pero que podemos observar. El reino natural es el cosmos, incluido nuestro planeta y todas sus criaturas, todas, incluídos nosotros. Es un reino de armonía, poder, inteligencia y belleza, que

tiende a la completitud del individuo para mayor bien del todo.

De la misma manera que el reino natural está en el hombre -dándole la vida y toda la capacidad de ser él mismo, inteligente, armonioso, poderoso y bello-, el reino de la mente también está en el hombre e influye en el reino natural -llenando el espacio de la galaxia y de la tierra de basura, rompiendo el equilibrio climático y biológico, hasta poner en peligro su propia supervivencia.

Sabemos siempre que hemos de hacer. Pero no es nuestra mente quien lo sabe.

La mente no tiene nada de malo si la empleamos para lo que fue creada: un maravilloso instrumento.Pero al otorgarle el trono de rey nos está llevando por un camino equivocado. Porque la mente separa, nos hace vivirnos separados de los demás y de la naturaleza. Y este es un error muy grave y de nefastas consecuencias para uno mismo, para los demás y para el universo entero. Urge desobedecer, desobedecer tanto las ordenes de otras mentes como las ordenes de la propia mente y aprender a escuchar lo que brota más allá del pensamiento que nada sabe. No podemos tener dos amos. Hemos de escoger. Urge escoger.
La mirada secreta sabe lo que la mente dirá ¿cómo puedo saber lo que he de hacer si no lo pienso? Y sonríe de nuevo.
La mente no puede saber que hacer. Cuando desoigo los pensamientos que mandan, cuando aprendo a vivir más allá de la mente, la acción brota espontánea, desde la Sabiduría natural, poniéndose la mente a su servicio.Y si no, ¿de dónde crees que salen todas las palabras de la mirada secreta?

¡Feliz Ahora!

Hoy la mirada secreta quiere un añadido aquí y ahora. Y esta mente, presta a obedecer, se entrega a ello…

De la misma manera que nos damos la oportunidad para que la acción brote espontánea, demos esa oportunidad también a los demás, dejemos que todos hagan lo que tienen que hacer, aunque no lo entendamos, aunque lo juzguemos mal. Dejémosles caminar su propio camino. Porque de la misma manera que mi mente desconoce cual es mi camino y qué paso dar a continuación hasta que el paso se da espontáneamente, desconozco cual es el camino de los demás.
Nadie debería caminar al son que otro toca.

La Sabiduría de la Vida no está en lo que nadie dice.

Ni siquiera en lo que dice la mirada secreta. Así que
busca ese Rey en ti, más allá de la mente pensante, porque en la mente no lo vas a encontrar.

¡Feliz Ahora!

Una canción secreta:
¿Es posible hablar con sabiduría sin pensar? Si
¿Es posible escribir con sabiduría sin pensar? Si
¿Es posible actuar con sabiduría sin pensar? SI.

De hecho, no hay otro modo.

Anuncios

4 pensamientos en “Los dos reinos

  1. Maria A. dice:

    Esa posibilidad Ala que apuntas en la canción secreta, …viene de un plano superior¿
    Y si no hay otra manera de hacer porque el deseo de no pensar no basta para lograrlo?

  2. Maria A. dice:

    Mirada secreta, cuánto te elevas del mundanal ruido.!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: