La esclavitud de las creencias

IMG_7611

Lo que crees no te deja ver

La mirada secreta

a

a

a

En los últimos 40 años, cada mañana al despertar, en cuanto abría los ojos, la vida le golpeaba. Una voz en su cabeza le decía: “¡Es tan pesada la vida! ¡Tan difícil de soportar!” Y a esto ella contestaba: “¡No voy a poder” “Es demasiado difícil vivir”.

Con el tiempo y mucho esfuerzo, fue aprendiendo estrategias de supervivencia que le ayudaban a pasar por la vida sin tanta pesadumbre. Ahora era  otra voz que le animaba: “¡Va, levántate! ¡Haz un esfuerzo para vivir!” Y se levantaba.

Se sacudía los pensamientos de encima, como los perros se sacuden el agua. Y vivía. Un día y otro día y otro. La vida seguía siendo pesada, pero ella trataba de no pensar y, si pensaba, se esforzaba para vivir en paz.

Así hubiera continuado hasta el final, la muerte que ella añoraba y en la que ponía la esperanza de un día ser liberada de las cadenas de una vida tan pesada. Pero ¡ay, la vida! ¡Que equivocada estaba!

Lo que pasó es que una mañana al despertar, en cuanto abrió los ojos, la vida se rió en su cara. Salió la vieja voz: “¡Es tan pesada la vida! ¡Tan difícil de soportar!” Y en vez de que la nueva voz le animara, surgió con toda su luz, de la nada, LA MIRADA.

-Mira, mira – le animó. -¡Mira con toda la mirada! Y dime, ¿acaso ves una vida pesada?

-Veo la luz del sol- contestó ella -Veo la blancura de las sábanas, la carita de mi amado, las paredes encaladas. Veo el sonido de los coches, de la brisa y de los pájaros. Veo el cuerpo relajadito, el calor de la cama, la foto del maestro, el libro y las gafas.- Eso veía al ver con la Mirada.

-¿Dónde está niña, la pesadez de la que hablas? ¿Dónde la densidad?-

-Ohhhhh, dulce mirada. ¡La pesadez no es más que una idea marchitada que regaba cada día con la credulidad pensada!

-Y dime, niña ¿dónde está la necesidad de esforzarte cada dia para levantarte alegre de la cama?

-El esfuerzo requería la creencia que tragaba. La vida no requiere esfuerzo alguno. La respiración respira sola. Y ve sola la mirada.

¡Lo único que requiere esfuerzo es vivir equivocada!

Oh, mirada secreta, que me enseñas el silencio de la nada y me haces ver lo que Es y lo que no es y en eso resplandece la verdad, el corazón y la vida desnuda y transparente, sin ni un solo adorno mental.

¡Cuanta belleza! ¡Qué libertad! ¡Qué fácil es todo en tu compañía callada!

¡Feliz Ahora!

Anuncios
Etiquetado , ,

6 pensamientos en “La esclavitud de las creencias

  1. Maria A. dice:

    Surgió con toda su luz de la nada: LA MIRADA.
    Supongo que a eso se llega,
    por ejemplo, desde la meditación.

  2. Maria A. dice:

    Qué palabras tan bellas expresa la mirada!!!
    Unas lágrimas resbalan por mis mejillas
    y una pregunta:
    Desde donde VER para alcanzar
    el no esfuerzo en el hacer de las obligaciones?

  3. Cheerleader dice:

    😊 Buenos dias Mirada! Idem

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: