En estado de buena esperanza

En verdad, en verdad, el sol nunca conocerá la noche.

La mirada secreta

La esperanza es un ingrediente de la vida. Siempre está. Todo está ocurriendo a un nivel de sabiduría que a nosotros se nos escapa. La esperanza forma parte de la vida porque todas las leyes del universo están siempre buscando el máximo bien para todo. Así que cuando yo descubro esto, el hecho de vivir es pura esperanza. Es la propia vida que es esperanza, igual que la vida es movimiento, la vida es esperanza en sí.

Sin embargo, para el ser humano, la esperanza es un sentimiento que coloca nuestra felicidad, nuestro bienestar, en el futuro. La proyección de la esperanza en un hecho futuro es algo que realiza nuestra mente. Ningún otro ser vivo proyecta la esperanza en el futuro, sino que viven -diríamos- en estado de buena esperanza todos los segundos que dura su vida. La jugarreta de la mente nos confunde y nos la convierte en algo inalcanzable, a menos que crea firmemente que aquello va a ocurrir. Así que somos dependientes del condicionamiento mental para poder sentirla.

La esperanza siempre la colocamos en el futuro. Los diccionarios la definen como la confianza de lograr algo o de que se realice algo que se desea. Sin embargo, nunca sentiremos la esperanza en el futuro. La esperanza, como todo lo que se siente, se siente siempre en el presente. Es un sentimiento que se vive ahora, independientemente de lo que pase mañana. Además, como todo sentimiento que vivo, es algo que lo siento yo, y que por lo tanto, brota de mí. La mirada me enseña que cuando la mente crea una razón, me da permiso para sentirla.

Pero la esperanza no me la da la mente, sino que su fuente está en el centro de mi ser. De ahí brota. ¡Que gran descubrimiento!

Hasta ahora, había creído que la esperanza era un sentimiento que venía de algo externo a mí que quizá me sucediera en el futuro y que la creencia de que ese deseo se pudiera hacer realidad era lo que provocaba en mi un sentimiento de esperanza. Pero la realidad es que ¡brota de mi! Que la mente me de permiso o no, me es indiferente. Porque no es ella la que manda

Y al enseñármelo la mirada, empieza a regalarme en cascada un arco iris de descubrimientos:

Ahora puedo vivir en esperanza, sin esperar nada.

Ahora puedo vivir la belleza sin ver nada bello en el exterior. Porque la belleza brota de mi.

Ahora puedo amar sin concretizar en nada ni en nadie.

Cierro los ojos, llamo a la esperanza, al amor, a la paz, a la alegría, a la belleza y brota de dentro, no sé de dónde, inundándome…

Todos los que alguna vez hayáis tenido alguno de estos sentimientos, mirad de dónde brotan, mirad sin pensar en nada, sólo mirad…

¡Que la mirada secreta pueda tener espacio en nuestra mente para mostrárnoslo!

¡¡Cuántos regalos nos esperan cuando dejamos de vivir desde lo que pensamos!!

¿Será que los pensamientos son a la comprensión, lo que un obstáculo es a la luz del sol? Si quito el obstáculo, nunca hay oscuridad, siempre voy a ver, independientemente de cómo yo sea…

Un estado de buena esperanza. Eso es el Ahora libre de obstáculos.

Gracias, gracias, gracias.

¡Feliz Ahora pleno de Esperanza!

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: