El milagro de la neutralidad y las tormentas del yo.

Allí donde vive la neutralidad, el amor no tiene contrario.

La mirada secreta

 

 

La neutralidad y el amor verdadero son inseparables.

La neutralidad, la santa indiferencia -como la llama una brillante alma de fuego-, es vivir las cosas como son, sin etiquetarlas.

Es Ver, sin juzgar.

Es Comprender por empatía, por compasión. Instantaneamente. Inspiradamente.

Porque todos los seres humanos deseamos la felicidad y el amor. Y si pudiéramos elegir,

si pudiéramos ir más allá de nuestros condicionamientos, jamás crearíamos sufrimiento, ni lo sentiríamos.

Desde la razón suena utópico (la razón, bandera preñada de juicios relativos -todos condicionados- que esgrime como absolutos…) Y es normal que así sea, dado que la neutralidad no vive en la casa de la razón.

La razón es a la neutralidad, lo que la noche y el día al sol.

Desde el yo psicológico, cargadito de carencias y miedos, frágil por irreal, identidad fantasma vivida como única realidad, la neutralidad incluso se puede vivir como un complejo de superioridad, o de distancia y poca implicación. Y es normal que así sea, porque la neutralidad no vive en la casa de ese pequeño “yo” que tan fieramente defendemos, incluso por encima de los que más queremos.

Desde el espacio infinito de la neutralidad, nada se vive autorreferenciado.

Nunca nadie te hace nada. Igual que cae el aguacero sobre mi, caen los chaparrones de mis congéneres sobre mi y eso nada tiene que ver conmigo. Y de la misma manera, siguiendo las mismas leyes, a veces es este pequeño yo el que llueve sobre otros.

Creemos que cuando nos llueven encima, tenemos el derecho de responder con lluvia, con granizo, con rayos, a veces con silencios que amenazan huracanes… Pero no es cierto. No tenemos ningún derecho. Solo ocurre que hacemos caso de nuestro pequeño yo, tan frágil, que siempre está pidiendo amor incondicional, aunque él jamás lo podrá dar, -porque el amor incondicional no vive aquí tampoco. Vive donde vive la neutralidad-. Desde este lugar inventado, exigimos que nos traten siempre bien y cuando somos nosotros que tratamos mal, hacemos una excursión a la casa de la razón y nos presta unos cuantos truenos que nos atrincheran en nuestro, aparentemente, ego herido.

Donde vive la neutralidad, en ese espacio infinito, las tormentas de los egos se ven, y no hay tu ni yo, son egos y los egos funcionan así. La neutralidad vive encima de las nubes, allí donde siempre luce el sol y el aire es transparente.

Descubramos donde vive la neutralidad, tanto si hay tormentas como si no.

Dejemos de vender y defender un “yo” que no es más que un compendio de creencias condicionadas.

Dejemos de llenarnos de razones que sólo fomentan el sufrimiento.

¡Y que ningún clima emocional nos aparte del camino!

Feliz Ahora

*foto cedida por ikibcn.com 

 

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

5 pensamientos en “El milagro de la neutralidad y las tormentas del yo.

  1. Antonio dice:

    Hoy necesito compartir mi suelta de amarras…la liberación del ancla….la libertad sin creencias.
    El pasado día dos se cumplieron cinco años de mi conversión al cristianismo y ese mismo día cinco años después he soltado el vehículo paralizante de cualquier dogma…
    Ya solo cuenta la libertad de la mirada, la percepción y la auto-observación para intentar rasgar todos los velos y acoger la vida plena que plenifica al que se atreve a abandonar las etiquetas.
    Gracias mirada

  2. Cyntia Riquelme dice:

    Hola mirada! Felices vacaciones! Sólo quería decirte una pequeña cosilla. Recibí t artículo , lo leí y pensé , “si, hay verdad en ello” pero no me tocó. Y En estos días d convivencia intensa familiar con hijos, novias, suegra….. Hoy hablando c Dudu ha salido la palabra ” neutralidad ” jeje. AhoRa si lo he captado d lleno!! Jeje la comprensión ha venido de repente! Es gracioso ..! Me ha encantado!! Q curiosa la luz cuando ilumina! Y como ayuda! Bueno, no t quería molestar en tu descanso apacible, sólo comentar t entrada y agradecértelo ;)! Ah, María ha estado c t compañera d Madrid un par de veces. Le ha venido muy bien! Esta mucho más fuerte! Gracias mil!😘😘

    Cyntia

  3. Antonio dice:

    Desde esa neutralidad, desde el centro del huracán, mi amor agradecido e incondicional por esa mirada que abre las puertas a otro mundo que está en éste, esperando siempre otros ojos
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: