La culpa

Sólo creyéndote juez, culparás…

La mirada secreta

 

 

 

Hay un cuento que resuena últimamente en la mente, que más o menos dice así:

“Había una vez un pescador que estaba tranquilamente pescando desde su barquita en mitad del lago. Inesperadamente, otra barquita se abalanzó por su popa dándole un fuerte golpe. Y el barquero, antes de girarse ya empezó a gritar y a insultar: “Pero ¿que no sabes navegar, pescador de pacotilla? Mira como por tu culpa se me ha escapado el pez. ¡Seguro que has roto mi barca!” Es esas estaba, rojo como un pimiento de tanta ira que sentía, cuando se dio cuenta de que la otra barca no llevaba timonel, sino que iba a la deriva hasta que había chocado con la suya. Inmediatamente, el pescador se calló. Ya no había ningún otro a quién echarle las culpas…”

Cuando te culpo, me libero a mi mismo de cualquier responsabilidad, no me observo, no reflexiono sobre cuál es el papel que he podido tener para que las cosas llegaran hasta donde han llegado. Contra más frustración, más dolor siento, más grande es la culpa que te coloco encima y más huyo de mi propia responsabilidad. Cuando te culpo, puedo creer que me libero. Pero ¿cual es la verdad? ¿Hay algún caso en que la culpa libere a nadie?

La verdad es que mientras te culpo, re-siento una y otra vez mi propio dolor y frustración. Y cómo “tu” tienes la culpa, no sólo re-siento sino que no puedo hacer nada para liberarme, porque la sartén la tienes tú por el mango, ya que eres tu el hacedor de la situación y yo una mera víctima. Y como víctima no puedo hacer nada más que re-sentir, llorar y sentirme mucho más bueno que tú, porque “yo nunca hubiera hecho nada semejante” “yo nunca hubiera golpeado tu barca porque soy más cuidadoso, porque me importan los demás, porque estoy atento, porque….” Tanta culpa te echo encima, tan más mejor soy yo.

Así que aquí tenemos los beneficios de la culpa: me hacen sentir mejor persona que el otro y me colocan en un papel de víctima por lo que tengo derecho a la queja constante y a ser consolado. Pero por otro lado, no me libera jamás ni me permite evolucionar. Me estanca en ese acontecer y me ciega respecto a mi mismo.

Cuando soy yo quien asume la culpa, tampoco me va mucho mejor. Si tengo la culpa, seguramente esperaré ser castigado o perdonado. En ambos casos pierdo la libertad, libertad que me ha de conceder aquel que me culpa y a quien yo creo haber herido. Si soy yo quien siento culpa, me coloco en una posición de inferioridad con respecto al otro, me someto. Cargo contra mi mismo y empeoro el dolor y la frustración. Y está claro que mientras me culpo, poca cosa más hago. Me estanco en el suceso pasado: “si hubiera estado más atento, esa barca no me habría golpeado” “Eso me pasa por estar tan distraído”…

Bueno. El pan de cada día, ¿verdad?

Pero ¿cual es la realidad? ¿Acaso podemos aislar tanto los hechos como para conocer la causa de lo que acontece, el “único” culpable?

Todo lo que acontece está interligado y sucede como sucede por millones de causas que escapan a nuestro entendimiento.

La mirada secreta me sacude y me señala con firmeza la barca que iba a la deriva. Ahí está la respuesta. La barca va a la deriva desde nuestro punto de vista porque no vemos en ella capitán. Pero ¿va realmente a la deriva? ¿acaso no la han traído las corrientes originadas por la luna? ¿hubiera chocado con la barca del pescador si la barca del pescador no hubiera estado allí? ¿qué habría pasado si el pescador hubiera estado pescando en la otra borda? ¿acaso no la habría visto venir?

¿Existe realmente la culpa? ¿No es simplificar mucho las cosas?

¿Existiría la necesidad de culpar si fuéramos capaces de vivir plenamente aquello que la vida nos trae, sin juzgarlo?

Y si no existe la culpa, entonces ¿dónde queda el perdón? ¿y la redención? ¿y el castigo?

La culpa es una de las piedras angulares de nuestra vida. Es urgente que investiguemos…

La pregunta que quizás nos abra a una nueva visión no es quién tiene la culpa, sino quién va realmente a la deriva…

Y ahí es donde la mirada secreta me susurra que hay algo que sí que va a la deriva y ¡es precisamente a aquello a lo que le doy la categoria de capitán

¡Feliz Ahora!

 

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Un pensamiento en “La culpa

  1. Antonio dice:

    Si no juzgamos, elevamos la mirada-foco de una parte de la realidad y conseguimos aumentar la visión del conjunto. Tal vez así seamos capaces de captar más “hilos” de su tapiz y evitemos la búsqueda de chivos expiatorios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: