De la realidad pensada a la realidad sentida

“Dime lo que ves y te diré quien eres”

La Mirada Secreta

 

 

 

 

Miro un granito de arena. Lo veo de una manera concreta. Acerco mi cara tanto que mis pestañas tocan su superficie. Entonces lo veo de otra manera. Dejo el granito en la arena y entonces casi no lo puedo distinguir del resto de la playa…. También podría coger un microscopio o un helicóptero y el granito de arena cambiaría de nuevo. Y me pregunto, ¿cuál es el granito de arena verdadero? ¿el que brillaba en la palma de mi mano? ¿el marrón borroso y sin forma que veía mi ojo a una distancia mínima? ¿el que no tiene limites y es la playa entera? ¿el que es un compuesto de otros minúsculos granitos?

La realidad cambia con la distancia, según donde se coloque el perceptor y lo percibido en la dimensión espacial.

Y también cambia en la temporalidad. Lo que hoy es un granito de arena, ayer fue parte inseparable de una gran roca, y mañana serán moléculas danzando en el viento…

Precisamente ese cambio continuo es lo que llamo vida.

La vida es constante cambio.

Nada vivo es inerte. Pero si todo cambia continuamente y según el lugar desde donde se perciba, ¿cómo puede ser considerado real? ¿en qué momento? ¿a qué distancia?

Hay una realidad. Lo siento. Lo sé. Y, sin embargo, ¿dónde está la realidad?

¿Y yo? ¿Qué pasa conmigo? Ese “yo” que creo ser, cambia continuamente: mi cuerpo, mis pensamientos, mis emociones, mis relaciones, mi historia personal… ¿cómo ese “yo” cambiante puede ser considerado real? ¿en qué momento? ¿a qué distancia?

Hay un “yo”. Lo siento. Lo sé. Y, sin embargo, ¿dónde está ese “yo”?

Algunas mentes sentirán mucha pereza. Dirán: “No te preocupes. Tú vive la vida y trata de ser feliz. Lo demás no importa”

Pero ¿cómo puedo vivir la vida si no sé qué es la vida ni sé quien la vive?

El amor por la verdad, que aúna corazón y mente, es demasiado intenso.

Y es ese amor por la verdad que ha atraído con su fuerza, la mirada secreta a este ojo.

El amor por la verdad intuida es tan grande que, aún en la hamaquita, expuesta la piel al sol de unas vacaciones bien ganadas, sigue palpitando en el centro del corazón, allá donde duerme la sabiduría el sueño de las mil noches, a la espera del beso ardiente de un anhelo enamorado que lo despierte en un instante del espejismo de una realidad soñada.

Hay un pasito fácil de hacer en este camino sin trazos que nos lleva a la verdad. Un pasito que nos abre a empezar a descubrir. Un primer pasito de durmiente enamorado.

Dejemos de vivir y de vivirnos desde nuestra idea de lo que es la realidad, de lo que somos. Salgamos de la mente robótica, que regala pseudoverdades nunca comprobadas. Y vivamos desde lo que experimentamos, directamente. Borremos la memoria, el pasado que hace que lo vivido sea una copia de lo anterior y vivamos dándonos cuenta de que no hay nada, absolutamente nada que sea igual que un segundo antes, tanto a nuestro alrededor como en nuestro “yo” imaginado.

Vivamos experiencialmente, con la mirada fresca del niño, y veamos entonces que descubrimos…

¡Feliz Ahora!

 

Anuncios
Etiquetado , , , ,

3 pensamientos en “De la realidad pensada a la realidad sentida

  1. dice:

    Uhm, muy interesante la reflexión sobre el grano de arena, creo que te gustaría leer a Douglas Harding, encontrarías muchos paralelismos. Respecto a sí hay Yo o no hay Yo, pues depende a quién consultes :) lo bonito es descubrirlo por nosotros mismos, que no nos valga la respuesta de nadie más que la tuya

  2. ikibcn dice:

    Bueno, bueno, qué emoción leer “Dime lo que ves y te diré quien eres”. ¿Sabes que últimamente me rondaba a mi eso por la cabeza, querida Mirada Secreta? Quizás no así exactamente, pero era la idea…
    En los últimos tiempos me sorprendo a mi misma no fijándome en lo que la gente dice o hace sino en su forma de ver las cosas. Qué perspectiva tienen ante algo. Y es fascinante!! Ya lo comentaremos :)

    Decirte también, Miradita, que es muy difícil “desaprender” lo cultivado en 40 años. Yo que me jactaba de “saber”, de prever, de conocer de antemano. Me creía tan lista… jijiji
    Y justamente parece que es lo que me dificulta vivir sin prejuicios, empezar siempre con el lienzo en blanco y sin cargar piedras.

    En fin…. Se hace lo que se puede :):)

    Feliz ahora, feliz verano!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: