La persona nada sabe

Por encima de la mente astuta, vive la inocencia

Consuelo Martín

a veces, la inocencia se hace persona...

a veces, la inocencia se hace persona…

Andaba un día leyendo lo que en este blog publicara

y pareciera que harto supiera.

Más en verdad quien lo escribiera perpleja se queda, mirando

el fondo que tras el verbo se esconde y que ella desconociera.

Nada sabe la persona, aunque increíble parezca.

Y al leerlo tanto aprende, como cuando al oído aquel día

el silbo le fué cantando las palabras que quería

ver escritas en su canto.

Que, como diría Juan, que de éstas muy bien sabe:

“entréme donde no supe;

y quedéme no sabiendo,

toda ciencia trascendiendo”

Así es. Siempre. La inocencia silenciosa, abierta, sorprendiendose frente a la verdad siempre nueva.

La inocencia que nada sabe y nada retiene.

La inocencia, pura inmovilidad cristalina, fiel reflejo de la Verdad…

¡Gracias Inocencia! ¡Gracias!

¡Feliz Ahora!

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Un pensamiento en “La persona nada sabe

  1. dice:

    Bonito y cierto, no-saber y espontaneidad, inocencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: