La teoría de la Resonancia

La belleza de las cosas existe en el espíritu del que las contempla

David Hume

 

 

 

 

 

La Física es la ciencia que se dedica a observar la naturaleza y a describir las leyes que la gobiernan. Y aunque no tenga ni pruebas científicas ni conocimientos mínimamente suficientes, tengo la fuerte sospecha que las leyes de la Física no sólo son aplicables a la naturaleza sino también al “yo psicológico”…

 

La teoría de la resonancia dice que dos cuerpos idénticamente “afinados” vibrarán aún tocando uno sólo de los dos. Un ejemplo real característico es utilizando dos diapasones.

Al tocar el primer diapasón A, el segundo B vibra de forma continua hasta terminar el eco del sonido. Si los diapasones tuvieran afinaciones distintas (notas o frecuencias diferentes), no se daría la resonancia.

Pues una vez tuve un sueño muy raro que tiene que ver con la teoría de la resonancia (creo que la mirada secreta también se cuela en los sueños).

Se me presentó la vida como un inmensa mesa de banquete sobre la que vibraban todos los ingredientes existentes que componen la experiencia de vida a disposición de los comensales: alegría, tristeza, justicia, injusticia, belleza, fealdad, esperanza, desesperanza, honestidad, mentira, amor, odio, guerra, paz, sabiduría, ignorancia, egoísmo, altruismo, generosidad, avaricia, esclavitud, libertad,… Un sinfín de ingredientes de vida, de todos los colores y formas, vibrando a diferentes frecuencias. Más no se oía sonido alguno. De hecho reinaba un silencio expectante.

Al cabo de un instante, vi como se aproximaba una persona a la mesa. Andaba cabizbaja, arrastrando los pies. De alguna manera, vi con transparente claridad que ella también vibraba. Se fue acercando. Y conforme se acercaba, algunos de los ingredientes de la mesa se elevaron y empezaron a vibrar más fuerte, mientras el resto de ingredientes se hacía casi invisible. La vibración de la persona era idéntica a la de los ingredientes de vida que habían surgido con más fuerza. Y empezó a sonar una música. Era una música triste, pesada, oscura… Entonces me pude fijar más en los ingredientes que estaban participando en el melancólico concierto. Eran la tristeza, la añoranza, la desilusión…

Al poco rato se presentó otra persona vibrante, caminando a saltitos, ligera como una pluma. Y otros ingredientes emergieron por encima de los demás, -la alegría, el optimismo, la sencillez…- y en comunión con ella, crearon una nueva melodía que sonaba “allegro ma non troppo”.

Y así se fueron acercando diversas personas. De acuerdo a sus pensamientos, emociones y comportamientos, se ponían ingredientes concretos a vibrar con más fuerza y a unirse en perfecta armonía a la frecuencia vibratoria de cada una de ellas.

Cuando desperté por la mañana, tenía el sueño muy vivo en mi mente. Y empecé a investigar que querría decir, si es que quería decir algo…

Pensé que cada persona que se acercaba a la mesa tendría sus motivos para andar con su vibración a cuestas. Y me puse a imaginar qué ingredientes de la mesa del banquete de la vida se pondrían a vibrar si fuera yo quien me acercara…

Entonces me di cuenta que, hasta la fecha, tenía muchas razones para creer que la vida era pura alegría, pero también tenía razones para creer que la vida era muy triste…

…tenía verdaderas razones para creer que era muy injusta, pero también para creer en la justicia,

…tenía razones de peso para creer que la vida estaba llena de cosas feas, pero también para extasiarme de la belleza que veía en todo y en todos,

…tenía razones para sentir tanta esperanza como para desesperarme.

Podía encontrar razones para dar realidad a cualquiera de los ingredientes…

Entonces, ¿cuáles serían los ingredientes que emergerían y crearían la melodía única e irrepetible conmigo?

De nuevo la mirada secreta me dio la clave. Súbitamente vi que la vibración de cada uno de nosotros no dependía de “sus razones” frente a lo vivido, sino de su afinación con los ingredientes de la vida, independientemente de lo vivido.

Vi que ¡la clave estaba en la afinación!

afinándome con aquellos ingredientes de vida que llenan mi persona de paz y de felicidad, la música que se crea es armonía y belleza

La vida no es de una manera o de otra. Hasta en el momento más duro hay paz, hay amor, si afinamos nuestro corazón con ello.

¡Que la música de la vida nos convierta en bellos acordes!

¡Feliz Ahora!

 

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

11 pensamientos en “La teoría de la Resonancia

  1. item dice:

    si me afino positivamente en todo, no solo me transformo en un sinfonía esplendorosamente bella, sino que además, por añadidura, mi entorno…..!también se transforma!

  2. ikibcn dice:

    Lo he vuelto a leer y me ha vuelto a encantar. Y esta vez lo he visto aún más claramente. El otro día comentaba que últimamente estoy rodeada de gente que me genera mucha confianza. Lo vivía como algo accidental y relacionado con la suerte. Y una maravillosa persona me dijo que de casual no tenía nada. Ahora releyendo esto creo que es la afinación. Pero además he creído ver otra cosa. Y es que nadie puede “generarte” confianza o desconfianza. Eso está dentro de uno, no fuera. Si siento confianza es independiente lo que el otro haga. ¿Es esto así? ¡Gracias Mirada Secreta por estar siempre ahí!

  3. Mayra Márquez dice:

    Excelente razonamiento, acorde a mi entendimiento,

    Gracias!

  4. bueno no se si lo entendí bien… corrígeme si estoy equivocado, cuando hablas de vibración, hablas del estado emocional, y cuando mencionas afinación en otras palabras es la actitud y lo que quieres decir es que “en la vida existen una gran variedad de emociones y sentimientos , y que cuando asumimos un estado animico sea cual sea, asumimos los sentimientos que resuenan en igualdad al estado, pero si adoptamos una actitud ante esto podemos brillar y sonar y crear una mejor melodía…

    • Hola Richard! Parece que mi respuesta no se colgó bien. Vuelvo a ayudarte…
      La afinación es a todos los niveles: de conducta (si yo estoy agresivo me encontraré con la agresividad en la vida con mucha más facilidad que otra persona que no lo esté…); de pensamientos (si pienso por ejemplo, que las personas son poco de fiar, probablemente lidiaré mucho con el engaño y la traición); de emociones, de silencio :)
      La vibración la produce la afinación directamente y es la vía de comunicación que produce la respuesta afín a nuestra afinación.
      Con ello, la mirada no quiere decir que tengamos que estar afinados de una manera o de otra, sino que observemos como estamos afinados y veamos que lo que vivimos surge de nosotros mismos.
      Es un invento más para seguir investigando!
      Espero que esto te inspire! Feliz Ahora!!

  5. Precioso, me ha encantado.

  6. Sandra dice:

    Que chulo. No vibramos por lo que hayamos vivido sino por cómo estamos afinados. Pero… Yo tambien me pregunto cómo me afino con lo que quiero. ¿Ejercitandolo? Cuando lo pruebo me canso, jeje. Gracias mirada. Muaks

  7. Germán Ramon-Cortés dice:

    Gracias otra vez!!! gg

    Enviado desde mi iPad

    El 17/02/2013, a las 19:21, La Mirada secreta escribió:

    > >

  8. ikibcn dice:

    Es un post precioso. Me ha encantado visualizar todos los elementos de la vida vibrando.
    Me ha recordado a esto :)

    Tengo que reflexionar sobre si puedo hacer algo cuando me siento desafinada para volver a “sonar bien”.
    Gracias mirada secreta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: